Ilustraciones
  1. ¿Buena Suerte?, ¿Mala Suerte?
  2. No te olvides del pato
  3. Dios cuida mi casa
  4. Soy movimiento
  5. El hijo del Capitán
  6. Yo sabia que serias un ángel. ¡Y lo fuiste!
  7. Las cuatro esposas
  8. El rey más justo
  9. La joya de imitación
  10. Aun así, lo haré
  11. Detrás de cada hombre hay una historia
  12. Oro de 14 Kl
  13. El burro en el pozo
  14. Tu confianza en mi la salvó
  15. Honra las vestiduras que te dieron
  16. El diablo y el desaliento
  17. Después de las tormentas
  18. Amado
  19. Cuando queremos independencia
  20. El niño pobre
  21. 17 consejos para acabar con tu fe
  22. Ejemplo de la Iglesia
  23. Pequeños seres
  24. El día en que Jesús guardo silencio
  25. El Banco del Señor
  26. La Ofrenda
  27. Mi cumpleaños
  28. Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos
  29. Dos posibilidades
  30. Noticia de muerte
  31. Diez diferencias entre la iglesia viva y la iglesia muerta
  32. ¿Donde está tu tesoro?
  33. Sencillo testimonio
  34. Cadenas de papel
  35. Afila tu hacha
  36. El obstáculo
  37. Por favor ayúdeme, soy ciego
  38. Nos acostumbramos
  39. Timy el conejo
  40. Las canicas rojas
  41. El hombre y el mundo
  42. La otra mujer
  43. Clavos en la puerta
  44. Tal como eres
  45. Un joven excepcional
  46. Todo es posible
  47. Sermones
  48. Salmo de la televisión
  49. La isla de los sentimientos
  50. La cruz
  51. Hablame de ese Dios
  52. El esquema de Satanás
  53. El valor de un alma
  54. El asiento vacío en la iglesia
  55. ¿Cuánto ganas?
  56. Caja vaciá
  57. Caja de besos
  58. Un precio muy alto
  59. Mi perro fiel
  60. El crédito
  61. No os preocupéis
  62. La naturaleza
  63. Carta del Señor Jesús para toda la humanidad
  64. La naranja y el ateo
  65. Jesús y el Diablo se encontraron en un camino
  66. Todo en Cristo es para bien
  67. Los dos hermanos
  68. Lo que has oído
  69. Banco del tiempo
  70. Esfuérzate y sé valiente
  71. ¿Donde esta Dios?
  72. Piensa antes de juzgar
  73. El ángel
  74. Lo que el dinero puede comprar
  75. Las huellas en la arena
  76. ¿Puedo ser Cristiano sin unirme a una iglesia?
  77. ¿Por qué no confiás?
  78. ¿Riquezas o pobreza?
  79. ¿Fuiste visitado?
  80. La casa quemada
  81. Los tres pequeños árboles
  82. Solo pequeñeces
  83. ¿No te parece extraño?
  84. El ateo que cayó por un precipicio
  85. ¿Que tal confiamos?
  86. ¿A donde va tu dinero?
  87. Dios todavía nos habla

  1. ¿Buena Suerte?, ¿Mala Suerte?
    ¿Buena Suerte?, ¿Mala Suerte? Una historia china habla de un anciano labrador que tenia un viejo caballo para cultivar sus campos. Un día, el caballo escapo a las montañas. Cuando los vecinos del labrador le dijeron que mala suerte tenia por perder el caballo, el les replico: ¿Buena Suerte?, ¿Mala Suerte? ¿Quien Sabe? Una semana después el caballo volvió trayendo consigo una manada de caballos salvajes. Entonces sus vecinos felicitaron al labrador por su buena suerte y este les respondió: ¿Buena Suerte?, ¿Mala Suerte? ¿Quien Sabe? Cuando el hijo del labrador intento domar uno de aquellos caballos salvajes, se cayo y se rompió una pierna. Todo el mundo considero esto como una desgracia. No así el labrador, quien se limito a decir: ¿Buena Suerte?, ¿Mala Suerte? ¿Quien Sabe? Unas semanas mas tarde, el ejercito entro en el poblado y fueron reclutados todos los jóvenes que se encontraban en buenas condiciones. Cuando vieron al hijo del labrador con la pierna rota, lo dejaron tranquilo. ¿Había sido buena suerte?, ¿Mala suerte?, ¿Quien sabe ?. Todo lo que a primera vista parece contratiempo puede ser un disfraz del bien. Y lo que parece bueno a primera vista puede ser realmente dañino. Así pues, será postura sabia que dejemos a Dios decidir lo que es buena y mala suerte, y le agradezcamos que todas las cosas se conviertan en bien para los que le aman.
    Back to Top


  2. No te olvides del pato
    No te olvides del pato Había un pequeño niño visitando a sus abuelos en su granja. El tenia una resortera (catapulta) con la que jugaba todo el día, practicaba con ella en el bosque pero nunca daba en el blanco. Estando un poco desilusionado, regresó a casa para la cena. Al acercarse a casa, divisó al pato mascota de la abuela. Sin poder contenerse, usó su resortera y le pegó al pato en la cabeza y lo mato. Estaba triste y espantado, y todavía en pánico, escondió el cadáver del pato en el bosque. Pero se dio cuenta que su hermana lo estaba observando. Lucrecia lo había visto todo pero no dijo nada. Después de comer la abuela dijo, "Lucrecia, acompáñame a lavar los platos." Pero Lucrecia dijo, "Abuela, Pedro me dijo que hoy quería ayudarte en la cocina, ¿no es cierto Pedro? Y ella le susurró al oído: "¿Recuerdas lo del pato?" Entonces, sin decir nada, Pedro lavó los platos. En otra ocasión el abuelo preguntó a los niños si querían ir de pesca, y la abuela dijo, "Lo siento pero Lucrecia debe ayudarme a preparar la comida." Pero Lucrecia con una sonrisa dijo, "Yo si puedo ir, porque Pedro me dijo que a él le gustaría ayudar." Nuevamente le susurró al oído "¿Recuerdas lo del pato?" Entonces Lucrecia fue a pescar y Pedro se quedó. Transcurridos muchos días en que estaba haciendo sus propias tareas y las de Lucrecia, finalmente él no pudo mas. Fue donde la abuela y confesó que había matado al pato. Ella se arrodilló, le dio un gran abrazo y le dijo, "Amorcito, yo ya lo sabia. Estuve parada en la ventana y lo vi todo, pero porque te amo te perdoné. Lo que me preguntaba era hasta cuando permitirías que Lucrecia te tenga como esclavo. ¿Hasta cuándo permitirás que tus pecados sin confesar te mantengan esclavo? Hoy puedes gozar de la gloriosa libertad de los hijos de Dios
    Back to Top


  3. Dios cuida mi casa
    Dios cuida mi casa Hace poco tiempo fui a visitar a un hermano de nuestra congregación, con el fin de saber el porque no había asistido a las reuniones. Al hablar con él, me dijo: "Mi esposa esta de viaje y no quiero dejar la casa sola, debido a muchos robos que se han efectuado en mi barrio." Al llegar a mi casa mi esposa preguntó: ¿Como te fue?; al comentarle sobre lo que el hermano me había dicho, nuestro hijo menor (5 años) me dijo en tono de pregunta: ¿vos no le dijiste que Dios le cuida la casa?. Todo quedo, aparentemente allí, pero, en la próxima reunión apareció el hermano y mi pequeño hijo lo confronta diciéndole lo siguiente: Hermano, ¿porque no venía a la iglesia? ¿no sabía usted que Dios le cuida su casa?. Esto nos hizo reflexionar que Dios nos habla a través de la persona o personita que menos esperamos. ¿Creemos que Dios cuida de nuestra casa?
    Back to Top


  4. Soy movimiento
    Soy movimiento Era uno de esos días regulares de trabajo y me encontraba en mi oficina de la Universidad cuando entra una profesora y amiga. Comenzamos a hablar y como de costumbre yo no perdí la oportunidad de hablarle de mis experiencias pasadas y como Dios ha cambiado mi vida. Entonces ella procedió a decirme una ilustración que me hizo pensar a profundidad. Ella me dijo: "Sol, si tu tomas una piedra y la lanzas al agua, esa piedra inmediatamente se perderá en las profundidades, pero el movimiento del agua permanecerá por algunos segundos para indicar que algo sucedió en ese lugar. Ese movimiento eres tu. Dios te ha permitido pasar por todas esas experiencias para que ahora tu seas luz a otros, y hables las grandezas que Dios ha hecho contigo. La experiencia pasó pero queda el resultado; el movimiento, que eres tu." Esas palabras tan ciertas, me hicieron recordar que este evangelio será predicado por testimonio y que todos, así como el agua agitada por algún objeto, somos movimiento al mundo que se pierde. Y tu querido amigo ¿te estás dejando sentir?
    Back to Top


  5. El hijo del Capitán
    El hijo del Capitán Un barco pesquero se disponía a zarpar hacia un día de trabajo, entre la tripulación iba el hijo del capitán que a la vez es era el dueño del barco. Ya estando en alta mar una tormenta sacudió con furia la embarcación, las fuertes olas hicieron que el barco chocara contra un arrecife de coral abriendo éste una hueco en el casco del barco; enseguida el agua empezó a entrar violentamente amenazando con hundir el navío, todos los tripulantes comenzaron a gritar:-!Auxilio, nos hundimos que alguien nos ayude¡- De repente el hijo del capitán le dijo a su padre:-!Papá, yo iré a tratar de hacer algo!- El viejo capitán accedió, el joven bajó hasta la bodega del barco. Pasado un lapso de tiempo todos comenzaron a notar que el barco ya no se hundía y gritaron de alegría, pero el hijo del capitán no regresó jamás, dándose por ahogado. Cuando el barco fue sacado al astillero para ser reparado, la tripulación y los que iban a repararlo con gran asombro y tristeza vieron el cuerpo del hijo del capitán estaba trabado en el boquete que se había abierto. El muchacho sabía que nada se podía hacer por reparar el daño, así que en un esfuerzo y sacrificio el joven tapó con su propio cuerpo el hoyo. Hermanos, así mismo Cristo en un sacrificio de amor, tapó con su cuerpo el hueco de nuestra alma por donde las aguas de la condenación eterna nos amenazaban con ahogarnos el la lúgubre eternidad sin Dios, con cierta razón alguien dijo que el vacío del corazón del hombre es del tamaño de Dios.
    Back to Top


  6. Yo sabia que serias un ángel. ¡Y lo fuiste!
    Yo sabia que serias un ángel. ¡Y lo fuiste! Se nos parte el corazón al pensar en padres que pierden a sus preciosos hijos. Hubo un padre que le escribió un tributo a su pequeña hija llamada Bristol. Lo que sigue a continuación es lo que él escribió: Querida Bristol: Antes que nacieras ore por ti. En mi corazón yo sabia que serias un ángel. ¡Y lo fuiste!. Cuando naciste, en el mismo día de mi cumpleaños, el 7 de abril, fue evidente que eras un regalo especial enviado por Dios. Pero, ¡qué regalo más maravilloso llegaste a ser!. Más que tus hermosos balbuceos y tus mejillas rosadas, más que el gozo indecible de que fueras nuestra primogénita, nuestra primera hija, mas que ninguna otra cosa en toda la creación, me mostraste el amor de Dios, Bristol, tú me enseñaste a amar. Por supuesto, yo, te ame cuando eras muy delicada y linda, cuando te diste vuelta y te sentaste balbuceando tus primeras palabras. Te amé cuando sentimos el agudo dolor de saber que algo andaba mal, que tal vez no estabas desarrollándote tan rápido como los demás niños de tu, edad y también te amé cuando supimos que lo que te sucedía era más serio que eso. Te amé cuando fuimos de un médico a otro y de hospital en hospital, tratando de encontrar un diagnóstico que nos diera alguna esperanza. Y desde luego, siempre oramos por ti incesantemente. Te amé cuando uno de los exámenes produjo que te extrajeran demasiado fluido espinal y te pusiste a gritar. Te amé cuando llorabas y gemías, cuando tu mamá, tus hermanas y yo íbamos por horas en el auto para ayudarte a que te pudieras dormir. Te amé, con mis ojos llenos de lágrimas, cuando, confusa, frágil, te mordías involuntariamente los dedos o el labio y cuando te pusiste bizca; y después cuando te quedaste ciega. Naturalmente, te amé cuando ya no podías hablar, pero ¡cómo extrañé no oír mas tu voz! Te amé cuando la escoliosis comenzó a torcer tu cuerpo como si fuera una "S" cuando pusimos un tubo dentro de tu estómago para que pudieras comer porque te ahogabas con la comida, que te dábamos por cucharadas tardándonos hasta dos horas en cada comida. Pude amarte cuando tus miembros retorcidos me impedían que fácilmente te cambiara los pañales sucios. ¡Cuántos pañales! Diez años cambiándote pañales. Bristol incluso te amé cuando ya no podías decir las palabras, que más anhelaba oír en esta vida: ''Papi, te amo" Bristol, te amé cuando me sentía cerca de Dios y también Él parecía estar muy lejos de mí. Cuando estaba lleno de fe y también cuando estaba enojado con Él. Y la razón por la que te ame, mi Bristol, a pesar de todas las dificultades, fue que Dios puso su amor en mi corazón. Esta es la maravillosa naturaleza del amor de Dios, que Él nos ama aun cuando nosotros estamos ciegos, sordos o torcidos, en nuestro cuerpo o aun más, en nuestro espíritu. Dios nos ama aun cuando no podemos decirle a Él que también le amamos. Mi querida Bristol, ahora estas libre y de acuerdo con las promesas de Dios nos reuniremos contigo y con Dios, libres de imperfecciones y llenos de gozo. Estoy tan contento de que Dios te haya puesto en nuestras vidas. Antes que nacieras, ore por ti. En mi corazón sabía que serías un ángel, y lo fuiste. Te ama, Papa.
    Back to Top


  7. Las cuatro esposas
    Las cuatro esposas Había una ves un rey que tenia todo y sobre todo aquello tenia 4 esposas, pero un día se entero de que tenia una enfermedad muy grave, entonces en sus últimos momentos solo quería una cosa, entonces hablo a la cuarta esposa que estaba con ropas muy elegantes y muy bonita y le dijo: esposa mía tu eres a la que mas amo, yo que te he dado lo mejor y te he tratado muy bien te he dado las mejores ropas pero ahora en estos mis últimos momentos de vida podrías irte conmigo (morir conmigo) y la esposa respondió: !!!!!! nooo ¡¡¡¡¡ y se dio la media vuelta y se fue. Luego el rey mando llamar a la tercera esposa que estaba con muchas joyas preciosas y le dijo: esposa mía a ti también te quise mucho te di las mejores joyas y siempre te cuide mucho pero ahora en estos mis últimos momentos de vida podrías irte conmigo y la tercera esposa dijo: hay no, cuando tu te mueras yo me voy a casar con otro y se dio la media vuelta y se fue, luego mando llamar a la segunda esposa y le dijo: esposa mía a ti también te quiero pero en estos mis últimos momentos de vida podrías irte conmigo, y la segunda esposa le dijo: mira, lo mas que puedo hacer por ti es enterrarte, y se dio la media vuelta y se fue. Entonces se oyó una vos que decía yo me iré contigo ....................era la primera esposa y el rey dijo: esposa mía en estos momentos como lamento haberte descuidado y no haberte tratado bien. Esto pasa en la vida. La primera esposa representa las ropas que tenemos que al morir nosotros, las ropas se quedan aquí. Lla segunda esposa representa las joyas, que nosotros decimos que son nuestras, pero al morir terminan en las manos de otros. La segunda esposa representa a los familiares, que al morir lo único que pueden hacer por nosotros es enterrarnos La primera esposa representa el alma, que mientras estamos vivos le damos mas valor a las cosas materiales y la descuidamos y nos olvidamos de ella, pero al final es lo único que se queda con nosotros al morir.
    Back to Top


  8. El rey más justo
    El rey más justo En una región muy lejana reinaba Jorge II, el cual se destacaba por su tiranía y por su prepotencia, el pueblo cansado de esto se alzó en armas pues no resistían más la opresión. Después de haberle matado y expuesto públicamente, quedó la necesidad de tener un rey justo, el cual les gobernara. Después de reunirse por varios días se proclamó un llamado para candidatos a Rey, que decía de la siguiente manera: "Cualquiera que sea capaz de traer a su primogénito para ser decapitado en la plaza central, será candidato al reinado de esta nación." Pasaron algunos días y no se presentó nadie. De pronto, pasado un mes un hombre bueno y justo, reconocido entre sus vecinos, fue capaz de cometer tal atrocidad. Si eres tan bueno, ¿porque mataste a tu hijo?, le preguntaron, a lo cual respondió: Lo analicé por 30 largos días, y el amor por mi nación me llevó a esta difícil situación. Hoy entregué a uno, pero puedo rescatar a miles. Dicho esto le alababan y su reinado fue largo y fructífero.
    Back to Top


  9. La joya de imitación
    La joya de imitación Un hombre decidió adquirir un anillo, por lo que se contactó telefónicamente con un Joyero de su ciudad, y le pidió que le visitase en su domicilio. Muy feliz el joyero, ante la expectativa de un buen negocio, tomó un maletín con Joyas y se dirigió rápidamente a la dirección que le habían dado por teléfono. Tocó nerviosamente el timbre y esperó que le abrieran. Un anciano le abrió la puerta y le invitó gentilmente a entrar al living de su casa, luego de lo cual le pidió que le mostrase las joyas. Habían de todas clases, y de todos los precios. Algunas realmente excepcionales en su belleza. El anciano consultó cuál era la más cara. El joyero orgulloso y feliz, exhibió un anillo precioso cuyo resplandor hasta encandilaba al verlo. Su precio era altísimo, toda una verdadera fortuna. El anciano sacó el dinero y lo pagó, devolviéndolo a su lugar. Extrañado el joyero preguntó que significa todo aquello. El anciano consultó cuál era la joya más barata que tenía. Sin entender absolutamente nada, el joyero le mostró un anillo de imitación, sin brillo, sin ninguna belleza una burda baratija de imitación. El anciano le dijo: "me quedo con éste". Aún sin entender nada, el joyero preguntó: "Pero si Ud. ha pagado el precio de una joya verdadera, la más cara, ¿Por qué opta por quedarse con esa burda imitación de tan bajo precio?" A lo que el anciano simplemente respondió: "Porque simplemente, la quiero". Si te pones a pensar, fue precisamente lo que Jesús hizo contigo y conmigo. Pagó un alto precio por alguien que -en opinión de el mundo- no valíamos absolutamente nada. El amor de Jesús es tan grande, que habiendo pagado ese precio tan alto, ha optado por quedarse con lo vil y despreciado. ¡Bendito el Amor de Jesús! Para mi Dios que vive y reina para siempre, toda honra. gloria y alabanza. Bendiciones.
    Back to Top


  10. Aun así, lo haré
    Aun así, lo haré En días pasados, ví en la TV una escena poco usual, una escena que nunca había visto antes, y que me hizo sacudirme hasta lo mas profundo de mi ser. El día comenzaba igual, con la misma rutina de muchos días anteriores: El despertador sonó. Después de desperezarme, me metí a bañar, luego, por supuesto, me vestí. Estaba ocupado en ello, y en la TV pasaba una serie como muchas de las que comúnmente pasan en los días previos a la Semana Mayor. Ustedes las han visto. Series televisivas y películas en donde reproducen la Pasión de Jesús mas o menos fielmente, y mas o menos de la misma manera en todas. Los mismos eventos que conocemos del evangelio, pero con otros actores. Pero esta serie tenía algo especial. En la escena donde Jesús oraba en el huerto de Getsemaní, antes de ser aprehendido. Pero en esta escena, el enemigo tentaba a Jesús. En la escena, el enemigo llevaba a Jesús a un campo de batalla en la Segunda Guerra Mundial. La escena era desgarradora: bombas, disparos, fuego, sangre, muerte, odio por doquier. Los soldados morían por racimos. Tal vez esos hombres enemigos profesaban la misma religión, tenían las mismas creencias sin embargo, se mataban y caían por todas partes. El diablo le dijo a Jesús: " Por gente como esta quieres morir? Que no te das cuenta que nunca cambiarán? Porque tienes que sufrir lo que te espera, si ellos nunca lo valorarán? Con solo chasquear los dedos, estarías en 1 segundo con tu Padre. Sólo hazlo." Por un momento, sólo se podía escuchar el ruido de las balas. Sin embargo, nuestro Dios, majestuoso y poderoso, le dijo al diablo: "Yo he venido al mundo a salvarlos, y a morir por ellos. Es cierto que muchos de ellos no apreciarán lo que estoy próximo a hacer, pero muchos de ellos sí lo harán, y se gozarán cada vez que recuerden este día, porque he venido a eliminar la carta de adeudo que tienen, y a hacerlos libres..y eso voy a hacer, por duro que sea." En ese momento, el diablo se fue, e inmediatamente Jesús regresó a la escena del prendimiento en el huerto, entonces llegaron los fariseos, Judas, y los guardias. La escena me impactó. Y es que es verdad, muchas de las veces, como nos enseñaba nuestro Pastor en días pasados, no entendemos el valor de la sangre. El valor de SU sangre. Ahí mismo me gocé por el amor que Dios nos tiene, y, por supuesto, mi día comenzó mucho mejor..
    Back to Top


  11. Detrás de cada hombre hay una historia
    Detrás de cada hombre hay una historia Debo confesar que no fue fácil sentarme a escribir mis experiencias con el Señor. Pero a petición de un hermano a quien estimo mucho por su humildad lo intentaré, con el único propósito de que quien lea estas experiencias pueda sentirse como yo. Alguien muy especial para Dios. Salvados de la muerte en una Guerra. En el año de 1969 mi país, El Salvador y Honduras libraron una Guerra, a la que se le denomino la Guerra del fútbol, o Guerra de las 100 horas, porque según las estadísticas eso fue lo que duro. Mi familia se había trasladado a Honduras en busca de una mejor manera de vida, pues se sabia que aquel país poseía tierras fértiles. Lo cual facilitaría la labor de mi familia agricultora. Cuando se desató la Guerra, los hermanos Hondureños nos sacaron de su país, sin darnos tiempo de vender nada, salimos de madrugada me acuerdo yo, en una vieja carreta, haciendo el menor ruido posible para no ser escuchados por los vecinos y correr el riesgo de que nos mataran allí mismo. En la orilla de la muerte. Bueno pero en el camino los soldados Hondureños tenían retenes y bajaban a todos los que no eran de Honduras y eran de El Salvador y los mataban allí mismo. Cuando nosotros llegamos al reten, vi a mi padre inclinar su rostro, era seguro que nos iban a matar, lo habían hecho con los que pasaron antes que nosotros, ¿por qué no lo iban a hacer con nosotros también? ¿qué le pasa a papá le pregunte a mi madre? Esta orando contesto, Le escuche decir, hay Juana nos van a matar, (Juana es el nombre de mi madre) y mis hijos tan pequeñitos, que culpa tienen le dijo. ¿quien nos va a matar pregunte? No nada susurro mi padre. Para no infundirme miedo. ¿cuantos salvadoreños van en este bus? escuche decir al militar, solamente nosotros dijo mi padre con voz entrecortada, mi familia y yo, ¿cuantos son? Dijo, somos doce contesto mi papá. Déjalos ir le gritaron de abajo al hombre, no les hagan daño son cristianos. En ese momento mi corazón latía a una velocidad que no la he vuelto a sentir en mi vida. de esa manera me libro Dios de la muerte aquel invierno de Julio de 1969.
    Back to Top


  12. Oro de 14 Kl
    Oro de 14 Kl Aparentemente era una prenda de oro puro, el comprador iba muy feliz, había hecho el negocio de su vida, la presumía con sus amigos, y no decía lo que había pagado por ella, sino que le subió la cotización del precio. Pero como sucede con todo lo que no es legitimo, ni puro, pronto comenzó a perder su brillo, y su comprador ya no la usó mas. La desecho porque no era oro autentico. Apocalipsis 3:18 "Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas." Cuantas veces nos a pasado en la vida. OJO con lo que ve tu ojo.
    Back to Top


  13. El burro en el pozo
    El burro en el pozo Un hombre tenía un burro y un pozo muy hondo dentro de su propiedad. Un día andando pastando el burro calló en el pozo, el burro muy asustado quería salir y no podía, y su dueño lo escuchó y trato de sacarlo pero por lo profundo del pozo se le fue imposible. en entonces el dueño del burro se puso a pensar en una opción, y finalmente decidió: "El burro esta muy viejo no me sirve y el pozo no tiene agua , tampoco me sirve, ya se que haré; invitaré a mis vecinos para que me ayuden a tapar el pozo, y el burro estaba escuchando lo que planeaba su dueño. y se puso muy triste el burro y se puso a llorar, "tanto que le he servido a mi dueño ahora que estoy viejo con esto me paga." Llegaron los vecinos y empezaron a tapar el pozo y el burro llorando. y después de un rato ya no escucharon al burro entonces se asomaron dentro del pozo y para su sorpresa vieron que el burro, por cada palada de tierra que echaban sobre de el se la sacudía y el burro iba saliendo del pozo, y así el burro logró salir, y cuando estuvo fuera el burro corrió y corrió y fue libre todo el resto de su vida. En la vida del cristiano las paladas de tierra son los problemas de esta vida Sacudámonos la tierra que va cayendo sobre nosotros porque el enemigo nos quiere tapar, para que no seamos libres, haciéndonos creer que ya no somos útiles en la obra de Dios.
    Back to Top


  14. Tu confianza en mi la salvó
    Tu confianza en mi la salvó Aquella mujer, golpeada por la vida, no pudo resistir el duro impacto en su cerebro y cayó fulminada en agonía de muerte, al conocer la noticia, escuche en mi corazón la siguiente pregunta, qué harás?,mi respuesta fue, te tengo a tí Señor, tú lo harás por mi. Pocos días después, abrazaba y caminaba junta a aquella mujer, mi madre, ante el asombro de todos. Mi respuesta,... Para El todas las cosas son posibles. La de Dios, Tú fe Y confianza en mi salvaron a tú madre.
    Back to Top


  15. Honra las vestiduras que te dieron
    Honra las vestiduras que te dieron Dos hermanos gemelos vivían en el mismo pueblo. uno de ellos cometió un asesinato y la policía fue en su búsqueda. Al verse atrapado y delatado fue ante su hermanos gemelo y le explico que había cometido un crimen y que la policía lo estaba buscando para sentenciarlo. Al ver su desesperación el hermano gemelo que era un fiel creyente le dice no te preocupes dame tus vestiduras que están manchadas con sangre y toma las mías. Cuando llego la policía arrestaron al que tenia las vestiduras manchadas de sangre y fue sentenciado a la pena de muerte. Un día antes de su muerte le dijeron que tenia derecho a concederle una petición y el les dijo que quería que le entregaran una carta a su Hermano. Cuando su hermano recibió la carta la leyó y decía así: "Cuando leas esta carta ya habré muerto pero una sola cosa te pido, que honres las vestiduras que te di" Así a pasado contigo querido amigo, Cristo tomo el lugar que tu y yo debíamos pasar y el espera que de la misma manera honremos el sacrificio que el hizo por nosotros en la cruz de calvario.
    Back to Top


  16. El diablo y el desaliento
    El diablo y el desaliento Cuenta la leyenda que un día Dios mandó llamar al diablo y cuando éste compareció le dijo: Son tantas las plegarias que me hacen para que aquiete tu fuerza que he decidido privarte de todos tus poderes menos de uno. Elige, pues, aquel que quieras conservar. El diablo se puso triste, podía escoger sólo un poder para hacer todo el mal posible. Después de pensar, Satanás, hizo una mueca y dijo satisfecho: Me quedo con el poder de desalentar a los hombres. Con eso basta. ¿Puede existir un arma más peligrosa? El desaliento acaba con el amor, la fe, el hogar o el trabajo. Se puede presagiar el fracaso cuando alguien se deja abatir por el desanimo y deja abatir por el desanimo y deja de luchar. El problema no está en las dificultades, que para el animoso son retos, sino en el pesimismo y la desmoralización. Cuida tu fe y aviva la esperanza para preservar y no decaer. Trabaja con ganas y vencerás el demonio del desaliento. Aprende de tantos que se superan y llénate de la energía divina.
    Back to Top


  17. Después de las tormentas
    Después de las tormentas Mateo 14:24-32 Pero el miedo..... Cuando pienso en este bello relato de la experiencia de Pedro, con el Señor Jesucristo. Pienso en mi, en mi vida y en los momentos en que también he salido de la barca para reunirme con Jesús. A veces el miedo me ha hecho titubear y he gritado: "Ayúdame señor que me ahogo". Pienso que a veces los problemas cotidianos nos llevan a sentirnos solos, tristes, y angustiados, el salmista exclamo: Hubiera yo desmayado si no creyese que habría de ver la grandeza de Jehová en la tierra de los vivientes. Tal vez a veces te pasa que descubres mentiras, engaños, y piensas en dejarlo todo, en salir de la barca para acercarte a Jesús en busca de respuestas, pero a veces nos da miedo salir de la barca y más aún, avanzar hacia donde el nos espera. Dios tiene extendida la mano para que no nos rodee el miedo, si no que podamos sentir su tierna voz, ordenando a los mares callar, y diremos tal como pedro lo sintió aquel día en que caminó sobre el mar. Dios es tan hermoso, que todos los días en medio de nuestras pruebas, el coloca una hermosa ventana y un pequeño rayo de sol llega para iluminar nuestra oscuridad. Calmando nuestro agitado mar, y tendiendo su mano para no dejarnos hundir. Sencillamente Él es maravilloso.
    Back to Top


  18. Amado
    Amado AMADOS: Mi deseo y propósito desde la creación del Universo, ha sido, es y será que ustedes mis hijos disfruten de mis misericordias, de mis abundantes bendiciones, de mi infinita gracia y del profundo amor que les tengo. No hay nada que me satisfaga mas que verlos buscándome en todo momento y en todo lugar. Me complace enormemente ver como mes buscas y me clamas. Me embeleza ver como te deleitas en mi palabra, y como en medio de las penurias y dificultades. Yo Soy tu refugio y tu escondite. Deseo labrar en ti la personalidad de mi Hijo Cristo Jesús, además quiero forjar en ti por medio del amor y del fuego, el carácter de vuestro Salvador, pues a mis ojos eres piedra preciosa, lista para tallar, y YO el insigne escultor, haré de ti la gema hermosa, que desde la creación del mundo me propuse. Con propósito te cree y con profunda expectativa te envié, para que con libertad me entregues tu amor y me sirvas ayudando a los míos y encaminándoles hacia mi Persona. Deseo que recuerdes que eres el instrumento escogido para que Yo haga las cosas grandes y maravillosas que me he propuesto y que indefectiblemente las voy a cumplir. Frente a todo esto, y en este instante mis palabras deben tintinear tus oídos, y muy suavemente te digo que voy a afirmar tus caminos, para que cumplas mis decretos y al cumplirlos Yo alejaré el menosprecio y el desdén, y mis leyes se te volverán deleite y consejeros personales de parte mía. Es mi deseo que recuerdes siempre que con mis manos te cree y te di forma, y que además te di entendimiento para que aprendas mis mandamientos, pues con ellos aborrecerás las mentiras y así Yo aceptaré las ofrendas que broten de tus labios, te sostendré conforme a mis promesas, vivirás y no defraudaré tus esperanzas. Veo ahora que tu cuerpo se estremece por el temor que te inspiro, aprecio que tienes reverencia por Mi y por mis leyes, por eso y mas mi mano será tu ayuda y el Santo Nombre de mi Hijo Cristo Jesús, servirá para que ha mi clames y YO te bendeciré con mis misericordias y te infundiré aliento. Con Amor, Yo, el Padre
    Back to Top


  19. Cuando queremos independencia
    Cuando queremos independencia Hace varios meses ví un filme que me hizo reflexionar tremendamente sobre las consecuencias de separarse del amparo de nuestro Padre y confiarnos en nuestras propias fuerzas y capacidades. La trama se desarrollaba en un pequeño pueblo donde el hobby era el alpinismo. Durante todo el filme un padre lleno de amor trataba de hacer llegar desde muy lejos en una nevera un hígado que sería transplantado a su hijo menor, el cual había sufrido un accidente al escalar una montaña. El niño tenía una hermana que sufría mucho pues se creía culpable de la caída de su pequeño hermano. El punto de reflexión llega en los minutos finales del filme durante un dialogo entre estos tres personajes. Hermana mayor: Siento que haya sido mi culpa, no sé que pudo haber pasado ya que yo siempre le había revisado los amarres y nunca se había caído. Padre: Hija yo siempre los revisaba después que tú los hacías y esta vez lo hice nuevamente, quizás cometí algún error. Hijo menor: Papá no te culpes porque yo después que tu revisaste las amarras las safé y las hice nuevamente para demostrar que solo era suficientemente capaz para lograrlo. Nuestro Padre celestial es Soberano sobre nuestras vidas y no deja nada al azar preocupándose por cada detalle en ellas. Cuando rebeldemente confiamos más en nuestras limitadas capacidades que en Su poder, Amor y Justicia caemos desde lo alto de la montaña y sufrimos traumatismos severos que solo nuestro Padre puede sanar con la preciosa y limpia sangre de Cristo Jesús por medio de Su Gracia redentora e infinita misericordia. "...porque separados de mí nada podéis hacer."(Juan 15:5b)
    Back to Top


  20. El niño pobre
    El niño pobre Caminábamos mi padre y yo por las calles de la ciudad; esto fue en el salvador. mi padre fue un pastor por mas de 30 anos, pero éramos muy pobres y no teníamos ni dinero ni posesiones. De pronto vi por la ventana de una casa un churro uno nada mas, el cual me quise comer pero estaba el vidrio de la ventana de por medio y no lo pude alcanzar. Le pregunte a mi padre porque éramos tan pobres si éramos hijos de Dios, el dueño del universo. El debería darnos todo, a lo que el contesto, lo tenemos todo lo que pasa es que no lo miramos, mira tus manos, tus pies, tus ojos, tu salud, tus padres. buena la cuestión es que me convenció de que lo tenemos todo lo que pasa es que no lo miramos.
    Back to Top


  21. 17 consejos para acabar con tu fe
    17 consejos para acabar con tu fe 1. Piensa que la oración no es tan importante como ver televisión. 2. Piensa que el ayuno es sólo para los religiosos o para los necesitados, pero nunca para tí. 3. Sólo congrégate cada 15 días o cuando tengas ganas y asegúrate de no asistir a los demás servicios. 4. No leas la Biblia y piensa que es sólo para los nuevos cristianos y para los que no la han leído. 5. Asegúrate de no participar en los ministerios de la iglesia y piensa que tu presencia es suficiente. 6. No prediques el evangelio, déjaselo a los que tienen el ministerio. 7. Júntate con los apáticos de tu iglesia, pues ellos piensan que no vale la pena esforzarse. 8. Llega cuando la alabanza halla terminado. 9. Desobedece a tu pastor, así sabrá que no estás de acuerdo con él y la rebeldía matará más rápido tu fe. 10. De vez en cuando falta a tu ministerio y así sabrán que tú eres indispensable y otro tomará tu lugar y esto debilitará tu fe. 11. Cualquier cosa que hagas para tu iglesia asegúrate que todos te vean y de ese modo perderá tu espiritualidad y ayudará a exterminar tu fe. 12. Platica dentro del servicio de tu iglesia y trata de distraerte y esto acelerará el proceso de acabar con tu fe, ya que sólo estarás presente, pero no te habrás alimentado. 13. No cumplas con tus diezmos y ofrendas para que no se cumplan en ti las bendiciones que habla la Biblia y esto traerá desánimo. 14. Cree que las promesas de Dios sólo son para los muy espirituales, pero no para ti. 15. Si tú venías de otra iglesia no te sometas al orden de la iglesia actual, de esta manera la rebeldía se enseñoreará de ti y tu fe se desplomará. 16. No perdones a tus hermanos, así las heridas se harán más profundas y tu fe será bloqueada. 17. Habla con otras personas en contra de tu pastor (los tacos de lengua son riquísimos pero los tacos al pastor son mejores) y esto traerá a ti lepra espiritual y ayudará a que tu fe se venga abajo. ESTOS CONSEJOS NUNCA HAN FALLADO, TEN LA SEGURIDAD DE QUE SI LOS SIGUES, ¡LO LOGRASTE! ACABARAS CON TU FE.
    Back to Top


  22. Ejemplo de la Iglesia
    Ejemplo de la Iglesia En un viaje que realicé al bello país de "El Salvador" conocí a un hombre cristiano que me decía de la gran bendición que Dios estaba derramando en dicho país, ya que el Salvador es catalogado como una nación peligrosa y de alto riesgo debido a que hay una concentración de las famosas bandas llamadas MARAS SALVA TRUCHA, él me cintaba de la iglesia a la que asistía; y cuando oí acerca de ella mi corazón se estremeció, su pastor principal es Daniel Quintanlla, un hombre de Dios con una clara visión de lo que Dios quiere para su nación. Lo que caracterizaba a esta congregación es que sus puertas nunca se cerraban, sino que permanecían abiertas día y noche; todos los días sin excluir ni uno tenían veladas de oración que comenzaban a las 9:00 de la noche terminaban a las 5:00 de la mañana; posteriormente se iniciaba el primer servicio de culto a las 6:00 de la mañana y de esa manera tenían cultos continuos todo el día; pero eso no es todo; una de las maneras que utilizaban para! clamar a Dos y recibir respuesta, son los ayunos que realizaban durante 40 días. El pastor nunca obligaba a nadie a asistir a los cultos o a realizar ayunos, pero los miembros de la iglesia lo hacen porque conocen el gran poder de Dios que se manifiesta cuando le buscan; la iglesia tiene más de 4000 miembros y cada día crece más, de la misma manera, las bandas de delincuentes en El salvador están desapareciendo notablemente; creo que la iglesia del pastor Quintanilla es un ejemplo para todas las iglesia cristianas. ¿No lo cree usted?
    Back to Top


  23. Pequeños seres
    Pequeños seres A lo largo de la humanidad han existido entre nosotros pequeños seres, su altura oscila entre los 30 Cm. y 1 M. aproximadamente. Sus rostros varía de color dependiendo del lugar que habitan, son impresionables y tienen características muy peculiares que llaman la atención: Son muy inteligentes e inquisitivos, cada vez les gusta usar nuevas habilidades y son muy sensibles en su ambiente, son ruidosos y agresivos, algunas veces no pueden controlar sus emociones y son incansables, ya que son dotados de una energía especial, siempre viven en el presente. Los especialistas dicen que tienen la capacidad de razonar y por ello captan ideas abstractas, algunos estudiosos de estos pequeños seres dicen que quieren ser buenos, de hecho, son muy compasivos y se ha podido comprobar que si tú tienes contacto con ellos son muy amigables, el nombre que principalmente se les ha dado es "niños", aunque algunas veces se les llama chamacos, mocosos, escuincles, etc. Son el gran regalo que Dios ha dado a la humanidad, ni por un momento podría imaginar qué sería si no los tuviéramos, ya que son la alegría de cada hogar, son sonrisas nos transmiten vida y paz, porque son la expresión perfecta de la ternura y amor de Dios, son inquietos, traviesos y activos, lo que demuestra buena salud, es muy cierto que a veces tienen actitudes negativas e incontrolables, pero es porque son el reflejo de lo que han aprendido de nosotros o quizás no hemos sabido educarlos. Un niño nunca olvidará el rostro de aquél que le toma en cuenta y lo trata como persona dándoles su lugar, ellos merecen respeto como cualquier adulto. Jesús fue el máximo ejemplo de respeto y amor hacia ellos al decir: Cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe. Ellos necesitan mucha atención y cuidado, no sólo sirven para hacer mandados, son muy inteligentes y son capaces de ayudarnos en otras tareas manuales, sólo que no les hemos dado la oportunidad de demostrárnoslo. Cuando se les promete algo como: un juguete, llevarlos al cine, etc. hay que cumplirles a costa de los que sea, porque un niño nunca olvida y puede crecer con amargura si no se les cumple, ese es el caso de cientos de adultos que viven atados al pasado porque nunca recibieron las promesas de sus padres en su infancia.
    Back to Top


  24. El día en que Jesús guardo silencio
    El día en que Jesús guardo silencio Aún no llego a comprender cómo ocurrió, si fue real o un sueño. Solo recuerdo que ya era tarde y estaba en mi sofá preferido con un buen libro en la mano. El cansancio me fue venciendo y empecé a cabecear. En algún lugar entre la semiinconsciencia y los sueños, me encontré en aquel inmenso salón, no tenía nada en especial salvo una pared llena de tarjeteros, como los que tienen las grandes bibliotecas. Los ficheros iban del suelo al techo y parecía interminable en ambas direcciones. Tenían diferentes rótulos. Al acercarme, me llamó la atención un cajón titulado: "Muchachas que me han gustado". Lo abrí descuidadamente y empecé a pasar las fichas. Tuve que detenerme por el impresión, había reconocido el nombre de cada una de ellas: ¡se trataba de las muchachas que a MÍ me habían gustado! Sin que nadie me lo dijera, empecé a sospechar de donde me encontraba. Este inmenso salón, con sus interminables ficheros, era un crudo catálogo de toda mi existencia. Estaban escritas las acciones de cada momento de mi vida, pequeños y grandes detalles, momentos que mi memoria había ya olvidado. Un sentimiento de expectación y curiosidad, acompañado de intriga, empezó a recorrerme mientras abría los ficheros al azar para explorar su contenido. Algunos me trajeron alegría y momentos dulces; otros, por el contrario, un sentimiento de vergüenza y culpa tan intensos que tuve que volverme para ver si alguien me observaba. El archivo "Amigos" estaba al lado de "Amigos que traicioné" y "Amigos que abandoné cuando más me necesitaban". Los títulos iban de lo mundano a lo ridículo. "Libros que he leído", "Mentiras que he dicho", "Consuelo que he dado", "Chistes que conté", otros títulos eran: "Asuntos por los que he peleado con mis hermanos", "Cosas hechas cuando estaba molesto", "Murmuraciones cuando mamá me reprendía de niño", "Videos que he visto"... No dejaba de sorprenderme de los títulos. En algunos ficheros habían muchas mas tarjetas de las que esperaba y otras veces menos de lo que yo pensaba. Estaba atónito del volumen de información de mi vida que había acumulado. ¿Sería posible que hubiera tenido el tiempo de escribir cada una de esas millones de tarjetas? Pero cada tarjeta confirmaba la verdad. Cada una escrita con mi letra, cada una llevaba mi firma. Cuando vi el archivo "Canciones que he escuchado" quedé atónito al descubrir que tenía más de tres cuadras de profundidad y, ni aun así, vi su fin. Me sentí avergonzado, no por la calidad de la música, sino por la gran cantidad de tiempo que demostraba haber perdido. Cuando llegué al archivo: "Pensamientos lujuriosos" un escalofrío recorrió mi cuerpo. Solo abrí el cajón unos centímetros.. Me avergonzaría conocer su tamaño. Saqué una ficha al azar y me conmoví por su contenido. Me sentí asqueado al constatar que "ese" momento, escondido en la oscuridad, había quedado registrado... No necesitaba ver más... Un instinto animal afloró en mí. Un pensamiento dominaba mi mente: Nadie debe de ver estas tarjetas jamás. Nadie debe entrar jamás a este salón.. ¡Tengo que destruirlo!. En un frenesí insano arranqué un cajón, tenía que vaciar y quemar su contenido. Pero descubrí que no podía siquiera desglosar una sola del cajón. Me desesperé y trate de tirar con mas fuerza, sólo para descubrir que eran mas duras que el acero cuando intentaba arrancarlas. Vencido y completamente indefenso, devolví el cajón a su lugar. Apoyando mi cabeza al interminable archivo, testigo invencible de mis miserias, y empecé a llorar. En eso, el título de un cajón pareció aliviar en algo mi situación: "Personas a las que les he compartido el Evangelio". La manija brillaba, al abrirlo encontré menos de 10 tarjetas. Las lagrimas volvieron a brotar de mis ojos. Lloraba tan profundo que no podía respirar. Caí de rodillas al suelo llorando amargamente de vergüenza. Un nuevo pensamiento cruzaba mi mente: nadie deberá entrar a este salón, necesito encontrar la llave y cerrarlo para siempre. Y mientras me limpiaba las lagrimas, lo vi. ¡Oh no!, ¡por favor no!, ¡El no!, ¡cualquiera menos Jesús!. Impotente vi como Jesús abría los cajones y leía cada una de mis fichas. No soportaría ver su reacción. En ese momento no deseaba encontrarme con su mirada. Intuitivamente Jesús se acercó a los peores archivos. ¿Por qué tiene que leerlos todos? Con tristeza en sus ojos, buscó mi mirada y yo bajé la cabeza de vergüenza, me llevé las manos al rostro y empecé a llorar de nuevo. El, se acerco, puso sus manos en mis hombros. Pudo haber dicho muchas cosas. Pero el no dijo una sola palabra. Allí estaba junto a mí, en silencio. Era el día en que Jesús guardó silencio... y lloró conmigo. Volvió a los archivadores y, desde un lado del salón, empezó a abrirlos, uno por uno, y en cada tarjeta firmaba su nombre sobre el mío. ¡No!, le grité corriendo hacia El. Lo único que atiné a decir fue solo ¡no!, ¡no!, ¡no! cuando le arrebaté la ficha de su mano. Su nombre no tenía por que estar en esas fichas. No eran sus culpas, ¡eran las mías! Pero allí estaban, escritas en un rojo vivo. Su nombre cubrió el mío, escrito con su propia sangre. Tomó la ficha de mi mano, me miró con una sonrisa triste y siguió firmando las tarjetas. No entiendo como lo hizo tan rápido. Al siguiente instante lo vi cerrar el último archivo y venir a mi lado. Me miró con ternura a los ojos y me dijo: Consumado es, está terminado, yo he cargado con tu vergüenza y culpa. En eso salimos juntos del Salón. Salón que aún permanece abierto. Porque todavía faltan más tarjetas que escribir... Aún no se si fue un sueño, una visión, o una realidad... Pero, de lo que si estoy convencido, es que la próxima vez que Jesús vuelva a ese salón, encontrará más fichas de que alegrarse, menos tiempo perdido y menos fichas vanas y vergonzosas.
    Back to Top


  25. El Banco del Señor
    El Banco del Señor Meditando en mi habitación de las grandes bendiciones del Señor, pensé en el enorme banco celestial del Señor, y recordé cuando abrí mi primera cuenta bancaria al depositar un día todo el fruto de mi trabajo "mis primicias", mi cuenta va creciendo día a día a través de cada "diezmo" que deposito en ese gran banco y sé que cada vez que siembro en el reino de los cielos el interés que recibo del banco es mayor, de la misma forma siempre aporto con gozo mis "ofrendas" pues estoy convencido que esto es una gran bendición, mi dinero está muy bien administrado porque lo tengo a plazo fijo y sólo puedo disponer de él, cuando Dios sabe que lo necesito y esto me hace apreciar el propósito del Señor al permitirme depositar mi dinero en su gran banco celestial para generar intereses y confiar que mi cuenta nunca estará vacía, por el contrario, a cada cheque que extiendo le pongo los ceros que yo quiero.
    Back to Top


  26. La Ofrenda
    La Ofrenda Un día cierto niño se dirigía a la Escuela Dominical, su madre le había dado dos monedas, una era para ofrendar y la otra era para uso personal de él. Al ir el niño por el camino hacia la Iglesia, tomó una de las monedas y comenzó a jugar con ella, corría y lanzaba la moneda hacia arriba, a cierta distancia antes de llegar a la Iglesia, el niño tiro nuevamente la moneda hacia arriba y no pudo controlarla en el aire, cayendo ésta al suelo y rodó por la cera de la calle, a tal punto que sin poder evitarlo, la moneda se fue dentro de un tragadero de agua, el niño al ver que era imposible recuperar la moneda, estaba muy preocupado, pero de pronto su rostro volvió alegrarse, y dijo, bueno, Señor, que lastima fue tu moneda la que se me fue dentro del tragadero de agua. ¿Cuantas veces tu has pensado darle una ofrenda al Señor, y cuando vas a entregarla a la Iglesia, te detienes y quitas parte de la cantidad que ibas a entregar? ¿Cuántas veces has dado a tus hijos, esposa y/o amigo, familia, lo que ibas a entregar como ofrenda, para ayudar según tu a la otra persona? La Palabra de Dios dice mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas, porque Dios no se agrada de los insensatos. Recuerda lo que tu y yo sembramos eso es lo que cosechamos. Dios te bendiga.
    Back to Top


  27. Mi cumpleaños
    Mi cumpleaños Como sabrás, nos acercamos nuevamente a la fecha de mi cumpleaños. Todos los años se hace una gran fiesta en mi honor y creo que en este año sucederá lo mismo. En estos días la gente hace muchas compras, hay anuncios en la radio, en la televisión y, en todas partes, no se habla de otra cosa, si no de lo poco que falta para que llegue ese día. La verdad, es agradable saber que, al menos un día del año, algunas personas piensan un poco en mi. Como tú sabes, hace muchos años empezaron a festejar mi cumpleaños. Al principio no parecía comprender y agradecer lo mucho que hice por ellos, pero hoy en día nadie sabe para qué lo celebran. La gente se reúne y se divierte mucho, pero no sabe de qué se trata. Recuerdo el año pasado, al llegar el día de mi cumpleaños, hicieron una gran fiesta en mi honor. Había cosas muy deliciosas en la mesa, todo estaba decorado y recuerdo también que había muchos regalos; pero. ¿sabes una cosa? Ni siquiera me invitaron. Yo era el invitado de honor y ni siquiera se acordaron de invitarme. La fiesta era para mí y cuando llegó el gran día me dejaron afuera, me cerraron la puerta... y yo quería compartir la mesa con ellos. La verdad no me sorprendí, porque en los últimos años todos me cierran la puerta. Y, como no me invitaron, se me ocurrió estar sin hacer ruido. Entré y me quedé en el rincón. Estaban todos bebiendo, había algunos ebrios contando chistes, carcajeándose. La estaban pasando en grande. Para colmo, llegó un viejo gordo vestido de rojo, de barba blanca y gritando ¡jo-jo-jo-jo! Parecía que había bebido de más. Se dejó caer pesadamente en un sillón y todos los niños corrieron hacia él, diciendo: "¡Santo Clós, Santa Clós!". ¡Como si la fiesta fuese en su honor! Llegaron las doce de la noche y todos comenzaron a abrazarse; yo extendí mis brazos esperando que alguien me abrazara y... ¿sabes? Nadie me abrazó... De repente todos empezaron a repartirse los regalos, uno a uno los fueron abriendo, hasta que se abrieron todos, me acerqué para ver si de casualidad había alguno para mí. ¿Qué sentirías si el día de tu cumpleaños se hicieran regalos unos a otros y a ti no te regalaran nada? Comprendí entonces que yo sobraba en esa fiesta, salí sin hacer ruido, cerré la puerta y me retiré. Cada año que pasa es peor, la gente sólo se acuerda de la cena, de los regalos y de las fiestas, y de mi nadie se acuerda. Quisiera que esta Navidad me permitieras entrar en tu vida, quisiera que reconocieras que hace casi dos mil años vine a este mundo para dar mi vida por ti en la cruz y de esa forma poder salvarte. Hoy sólo quiero que tú creas esto con todo tu corazón. Voy a contarte algo, he pensado que como muchos no me invitaron a su fiesta, voy a hacer la mía propia, una fiesta grandiosa como la que jamás nadie se imaginó, una fiesta espectacular. Todavía estoy haciendo los últimos arreglos, por lo que este año estoy enviando muchas invitaciones y en este día, hay una invitación para ti, sólo quiero que me digas si quieres asistir, te reservaré un lugar, y escribiré tu nombre con letras de oro en mi gran libro de invitados, en esta fiesta solo habrá invitados con previa reservación, y se tendrán que quedar afuera aquellos que no contesten mi invitación. Prepárate porque cuando todo este listo, daré la gran fiesta. Hasta pronto..
    Back to Top


  28. Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos
    Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos Iban Jesús y los apóstoles por el desierto... Se paran en un valle rocoso y Jesús dice: Tomad cada uno una piedra. Todos tomaron una piedra grande, menos Judas que tomó una pequeña. A la hora de comer, Pedro pregunta: ¿Señor, cuando comemos? Entonces Jesús dice: cada una de las piedras que habéis tomado se convertirá en un bocata de jamón serrano. Todos miran en sus bolsillos y ven un pedazo de bocata, menos Judas, que tiene una miga de pan. Al día siguiente vuelven al mismo valle, y sin que nadie diga nada, Judas saca una cuerda del bolsillo y ata una piedra de 20 kg. Todos siguen caminando sin decir nada, y a la hora de comer, Judas, hecho polvo y empapado en sudor, se acerca a Jesús y pregunta: ¿Cuando comemos? y Jesús responde: ¡¡¡Pedro... saca los bocatas!!! "Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová." Isaías 55:8
    Back to Top


  29. Dos posibilidades
    Dos posibilidades Una señora: tengo 5.00 dólares para irme en taxi o en bus. Si me voy en taxi no hay problema pero si me voy en bus tengo dos posibilidades: Que conozca a un hombre o que no lo conozca. Si no lo conozco no hay problema, pero si lo conozco tengo dos posibilidades: Que me enamore o que no me enamore. Si no me enamoro no hay problema, pero si me enamoro tengo dos posibilidades: que me case o que no me case. Si no me caso no hay problema, pero si me caso tengo dos posibilidades: que tenga hijos o que no tenga. Si no tengo no hay problema, pero si tengo dos posibilidades: que sea hombre o mujer. Si es mujer no hay problema, si es hombre tengo dos posibilidades: que vaya a la guerra o que no vaya. Si no va no hay problema, pero si va, tengo dos posibilidades: que se muera o que no se muera. Si no se muere no hay problema, pero si se muere tengo dos posibilidades: que se vaya al cielo o al infierno. Si se va al cielo no hay problema, pero si se va al infierno................... Bah...mejor me voy en taxi!
    Back to Top


  30. Noticia de muerte
    Noticia de muerte La Sra. Reunión de Oración falleció recientemente en la Primera Iglesia Negligente, ubicada en la Av. del Mundo. Ella nació hace muchos años atrás en medio de un gran avivamiento, ella fue una niña muy fuerte y saludable, alimentada con la Palabra de Dios, con abundante testimonios y santidad, creció rápidamente en prominencia y fue uno de los miembros más influyentes en la famosa familia de iglesias de Cristo. Algunos años antes la hermana Reunión de Oración fue menguando su salud gradualmente hasta ser desahuciada por rigidez en las rodillas, enfriamiento del corazón, inactividad, falta de propósito y fuerza de voluntad; por último ella terminó sólo siendo una sombra de su formación feliz. Sus últimas y susurrantes palabras fueron para preguntar por la ausencia extraña de sus amados, ahora ausentes de su presencia, ocupados en sus negocios y en los lugares de diversión del mundo. Su hermano mayor el Sr. Reunión de Estudio Bíblico murió hace muchos años también. Algunos expertos, incluyendo al Dr. Trabajo, el Dr. Reforma y Dra. Unión discrepaban en las causas de su enfermedad fatal, administrándole grandes dosis de reuniones sociales, competencias, deportes y entretenimiento, pero todo fue inútil. La autopsia reveló que la deficiente alimentación espiritual, la falta de fe, sincera consagración y la deserción de sus miembros, fueron la causa que contribuyeron a su muerte. Sólo unos pocos estuvieron en su funeral, sollozando en los recuerdos de su bello pasado y poder. Plañideras cuidadosamente escogidas fueron buscadas para llorar sus recuerdos, pero no aparecieron. No hubo flores, sus himnos favoritos "Maravillosa Gracia" y "Roca de la Eternidad" no fueron cantados; en vez de eso la Srta. Imaginación Moderna interpretó "Bella Isla en Algún Lugar", pero nadie tenía idea dónde podría estar esa isla. Su cuerpo descansa ahora en el cementerio de "Glorias Pasadas" esperando ser llamada arriba. En honor a su partida, las puertas de la Iglesia estarán cerradas por mucho tiempo, salvo cuando la Sociedad de Damas de la Limonada Rosada programa alguna actividad para servir refrescos al equipo de fútbol.
    Back to Top


  31. Diez diferencias entre la iglesia viva y la iglesia muerta
    Diez diferencias entre la iglesia viva y la iglesia muerta 1. La iglesia viva está llena de personas con la Biblia en su mano. En la muerta nadie lleva su Biblia. 2. La iglesia viva tiene un culto intenso y una alabanza profunda. La muera lo tiene rutinario. 3. La iglesia viva tiene problemas de espacio. A la muerta le sobra durante años. 4. La iglesia viva tiene juventud "problemática". La muerta no. 5. La iglesia viva tiene una visión de fe. La muerta no tiene ningún tipo de programa. 6. La iglesia viva tiene como meta su proyección misionera. La muerta solo piensa en sus "necesidades". 7. La iglesia viva enfoca su ministerio en la gente. La muerta sólo se mira a ella misma. 8. La iglesia viva está llena de diezmadores. La muerta está llena de pedidores. 9. La iglesia viva está llena de aire fresco de amor. En la muerta las rencillas son la única motivación. 10. La iglesia viva es eminentemente evangelizadora. La muerta está fosilizada
    Back to Top


  32. ¿Donde está tu tesoro?
    ¿Donde está tu tesoro? Un hombre muy materializado quiso hacer grandes ahorros a fin de llegar a ser muy rico. Mando hacer una urna de metal, sellada por todos lados y con solo una ranura muy estrecha por donde depositar billetes. Esto lo hizo porque no confiaba en los bancos. Trabajó duramente por muchos años y con frecuencia depositaba billetes de alta denominación. Cuando al paso del tiempo consideró que ya era rico y que era el tiempo de disfrutar de sus haberes, trajo a un cerrajero para que abriera la urna, lo cual se tuvo que hacer cortando la tapa por medio de un soplete. Al quedar abierta el hombre despidió al cerrajero y vació la urna esperando encontrar miles de billetes. Muy grande fue su sorpresa al darse cuenta de que su fortuna se reducía a un montón de papelitos sin ningún valor... La polilla se había comido todos los billetes. Aquel hombre se volvió loco y murió poco después sin recobrar la razón. Cuanta razón tiene el Señor Jesucristo cuando dice: "No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. porque donde esté vuestro tesoro. allí estará también vuestro corazón" (Mateo 6:l9-21)
    Back to Top


  33. Sencillo testimonio
    Sencillo testimonio Un hombre muy humilde pero muy vicioso y blasfemo, oyó el mensaje del Evangelio y Dios tocó su corazón, creyendo en Cristo como su Salvador. De inmediato se apartó de la vida que llevaba antes y dejó de frecuentar a sus amigos viciosos como él era antes. Estos, al saber lo que había pasado fueron a buscarlo y al encontrarlo se burlaron de él y lo insultaron mucho, pero él soportó pacientemente todo. Uno de ellos queriendo ridiculizarlo le dijo que les explicara muy claramente como es que Cristo lo había salvado. Nuestro hermano recién convertido no tenía facilidad de palabra, por lo que al no saber como explicar lo que le había pasado, las burlas aumentaron. Entonces él fue a un jardín que había al lado, tomo un puñado de hojas secas y las puso en el suelo frente a sus amigos, regresó al jardín y tomó con cuidado un gusanito, lo puso enmedio de las hojas y pidió un cerillo. Lo encendió y prendió fuego a las hojas secas. El gusanito al sentir el calor se retorcía no encontrando forma de salir de ese lugar. Entonces nuestro hermano lo tomó delicadamente, lo sacó de entre el fuego, lo colocó en el jardín para que siguiera su camino, sano y salvo. Entonces se dirigió a sus amigos que se encontraban silenciosos, y les dijo con una voz llena de dulzura: !Así me salvó Jesús". "yo era como ese pobre gusanito, yendo a la condenación del infierno, pero Cristo me tomó con su mano amorosa y me libró de las llamas, por eso ahora ya no puedo seguir en el pecado". Las lágrimas corrían por sus mejillas. Sus amigos dejaron de burlarse de él y al poco tiempo varios de ellos se convirtieron al Señor Jesús.
    Back to Top


  34. Cadenas de papel
    Cadenas de papel El pastor, un misionero norteamericano y su esposa, decidieron que la congregación se responsabilizara, unos con otros de formar una cadena de oración, con el propósito que Dios nos mostrara como desarrollar las actividades en la iglesia y especialmente conseguir o encontrar un nuevo pastor ya que ellos viajarían definitivamente a USA. Es lamentable, pero como las palabras, generalmente se las lleva el viento. Hicimos un compromiso de orar por escrito. En una cintas de papel se escribió el nombre de cada uno y el día y hora que estaríamos utilizando para orar. Estas cintas tomaron forma de eslabón y se pegaron unas a otras como una cadena. Y se colgaron en la pared principal de la iglesia. Como para recordar en nuestro compromiso. La verdad es que la gran mayoría NOS olvidamos de cumplir con esa promesa. No solo las palabras se las llevo el viento sino que también nuestras letras. Cierto día, en la iglesia el misionero pregunto: ¿que ha pasado que la congregación ha ROTO esta cadena y no cumplimos con este compromiso? Nadie hablo!. Pero un niño de apenas 7 años, mirando hacia aquella pared vio que la cadena de papel que colgaba estaba despegada y suelta en varios lados. Entonces, con su inocencia y sin saber que lo estábamos escuchando dijo: ¡y como no se va a romper la cadena si es de papel!. Esto me hizo pensar que muchas veces nuestro compromiso es tan débil como un fino papelito. Y en ese compromiso ponemos nuestra confianza!
    Back to Top


  35. Afila tu hacha
    Afila tu hacha En cierta ocasión un hombre joven llegó a un campo de leñadores, ubicado en la montaña, con el objeto de obtener trabajo. Durante su primer día de labores trabajó arduamente y como resultado, taló muchos árboles. El segundo día, trabajo tanto como el primero, pero su producción, fue escasamente la mitad del primer día. Durante el tercer día, se propuso mejorar su producción. Golpeó con furia el hacha contra los árboles, pero sus resultados fueron nulos. El capataz, al ver los resultados del joven leñador, le preguntó: "¿Cuando fue la última vez que afilaste tu hacha?" El joven respondió: "Realmente no he tenido tiempo de hacerlo, he estado demasiado ocupado cortando árboles".
    Back to Top


  36. El obstáculo
    El obstáculo Hace mucho tiempo, un rey colocó una gran roca obstaculizando un camino. Luego se escondió para ver si alguien quitaba la tremenda roca. Algunos de los comerciantes más adinerados del reino y varios cortesanos pasaron por el camino y simplemente le dieron una vuelta; muchos culparon al rey ruidosamente de no mantener los caminos despejados, pero ninguno hizo algo para sacar la piedra grande del camino. Entonces llegó un campesino que llevaba una carga de verduras. Al aproximarse a la roca, puso su carga en el piso y trató de mover la roca a un lado del camino. Después de empujar y fatigarse mucho, pudo lograrlo. Mientras recogía su carga de vegetales, notó una cartera en el piso, justo donde había estado la roca. La cartera contenía muchas monedas de oro y una nota del mismo rey indicando que el oro era para la persona que removiera la piedra del camino. El campesino sabía lo que los otros nunca entendieron: "Cada obstáculo presenta una oportunidad para mejorar tu condición".
    Back to Top


  37. Por favor ayúdeme, soy ciego
    Por favor ayúdeme, soy ciego Había una vez, un ciego sentado en la vereda, con una gorra a sus pies y un pedazo de madera que, escrito con tiza blanca, decía: "POR FAVOR AYÚDEME, SOY CIEGO". Un creativo de publicidad que pasaba frente a él, se detuvo y observó unas pocas monedas en la gorra. Sin pedirle permiso tomó el cartel, lo dio vuelta, tomó una tiza y escribió otro anuncio. Volvió a poner el pedazo de madera sobre los pies del ciego y se fue. Por la tarde el creativo volvió a pasar frente al ciego que pedía limosna, su gorra estaba llena de billetes y monedas. El ciego reconoció sus pasos y le preguntó si había sido él quien rescribió su cartel y sobre todo, qué había puesto. El publicista le contestó "Nada que no sea tan cierto como tu anuncio, pero con otras palabras", sonrió y siguió su camino. El ciego nunca lo supo, pero su nuevo cartel decía: "HOY ES PRIMAVERA, Y NO PUEDO VERLA". "Cambiemos de estrategia cuando no nos sale algo, y verán que puede que resulte de esa manera" "...y cuando hayamos perdido muchas cosas y por un lado se nos va la esperanza siempre habrá un mañana en el cual no nos impidan ver los árboles de la vida en medio del bosque húmedo lleno de injusticias ----"
    Back to Top


  38. Nos acostumbramos
    Nos acostumbramos Nos acostumbramos... a vivir en nuestra casa y a no tener otra vista que no sea las ventanas que nos rodean. Y como estamos acostumbrados a no tener vista, luego nos acostumbramos a no mirar para afuera. Y como no miramos para afuera luego nos acostumbramos a no abrir del todo las cortinas. Y porque no abrimos completamente las cortinas nos acostumbramos a encender más temprano la luz. Y a medida que nos acostumbramos, olvidamos el sol, olvidamos el aire, olvidamos la amplitud. Nos acostumbramos... a despertar sobresaltados porque se nos hizo tarde. A tomar rápido el café porque estamos atrasados. A comer un sándwich porque no da tiempo para comer a gusto. A salir del trabajo porque cae la noche. A cenar rápido y dormir con el estómago pesado sin haber vivido el día. Nos acostumbramos... a esperar un "no puedo" en el teléfono. A sonreír sin recibir una sonrisa de vuelta. A ser ignorados cuando precisamos ser vistos. Si el trabajo está duro, nos consolamos pensando en el fin de semana. Y si en el fin de semana no hay mucho que hacer vamos a dormir temprano y nos acostumbramos a quedar satisfechos porque siempre tenemos sueño atrasado. Nos acostumbramos a ahorrar vida que poco a poco igual se gasta y que una vez gastada, por estar acostumbrados, nos perdimos de vivir. Alguien dijo: "La muerte está tan segura de su victoria que nos da toda una vida de ventaja"
    Back to Top


  39. Timy el conejo
    Timy el conejo En un hogar cristiano de la ciudad de Buenos Aires, vivía una joven familia que tenía como mascota un hermoso conejo color caramelo llamado TIMY. Este simpático animalito corría y corría por el parque de la casa y le coqueteaba al perro de la familia vecina. Siempre listo y rápido TIMY escapaba de las fuertes mandíbulas del BOXER llamado GARY. Durante semanas TIMY se le arrimaba y en cuanto GARY le miraba éste salía corriendo saltando con una velocidad que GARY nunca podía superar. Para evitar conflictos con los vecinos el papá de la familia decidió con esfuerzo colocar una red en la medianera para evitar que TIMY se pasara a la casa vecina, previendo que algún día el perro le atraparía y le haría daño. El pequeño conejo muy intrépido fue rompiendo la red con sus dientitos y haciendo un gran hueco por el que se iba a molestar a GARY. Una tarde que la familia salió a la reunión TIMY se pasó como era su mala costumbre a chusear al perro; pero esta vez no tuvo la misma suerte, el perro le tomó imprevistamente por el cuello y le sacudió de tal manera que lo atacó dejándolo casi muerto. Es ahora que TIMY debe vivir encerrado en una jaula porque el perro GARY entra constantemente por los huecos de la red que él mismo hizo y lo busca para atacarlo. Esto nos deja una enseñanza...si coqueteamos con el enemigo y le abrimos huecos en nuestra vida para que el penetre en nosotros, algún día nos atrapará. Esta experiencia nos hizo pensar acerca de los espacios que nuestra vida deja sin llenar por el Espíritu Santo y que son aptos para el avance del enemigo que solo viene para ROBAR, MATAR y DESTRUIR. Cuántos jóvenes hoy día están pasando para el jardín vecino sin saber que se están metiendo lentamente en el terreno del enemigo (un baile, un cigarro, un porrito, un poquito de alcohol, un experiencia sexual, amistades incorrectas, etc) Que Dios ilumine sus mentes y corazones para percibir aquellos espacios que estamos abriendo al enemigo de nuestras almas.
    Back to Top


  40. Las canicas rojas
    Las canicas rojas Durante los últimos años de la depresión en una pequeña comunidad del sudeste de Idaho, solía parar en el puesto de vegetales del Sr. Miller. Allí, compraba vegetales frescos y de temporada. La comida y el dinero eran todavía escasos y el trueque se utilizaba extensamente. Un día, el Sr. Miller, estaba colocando unas patatas en un saco mientras lo observaba un pequeñín hambriento, de rasgos delicados; harapiento pero limpio. No pude evitar escuchar la conversación entre el Hermano Miller y el niño junto a mí. - "Hola, Barry, ¿cómo está hoy?" - "Hola, Sr. Miller. Muy bien, gracias. Sólo estaba admirando las habichuelas, sí que se ven muy bien". - Están muy buenas, Barry. ¿Cómo está tu mamá? - Bien. Se pone más fuerte cada día. - Que Bien. ¿Te puedo ayudar en algo? - No, señor. Sólo miraba las habichuelas. - ¿Quisieras llevarte algunas para casa? - No señor. No tengo con qué pagarlas. - Bueno, ¿qué tienes que pudieras intercambiar por algunas de esas habichuelas? - Todo lo que tengo aquí es mi canica favorita. - ¿De veras?, déjame verla. - Aquí está. Ella es hermosa. - Puedo verla?. Hmmmm, lo único es que esta es azul y a mí me gusta el rojo. ¿Tendrás una como esta pero roja en la casa? - No exactamente, pero casi. - Te diré algo. Llévate este paquete de habichuelas a casa y en tu próximo viaje en esta dirección me dejas ver aquella canica roja. - Seguro. Gracias, Sr. Miller. La Sra. Miller, quien había estado parada cerca se acercó a ayudarme. Con una sonrisa dijo: - Hay otros dos muchachos como él en nuestra comunidad, los tres se encuentran en circunstancias muy pobres. A Jim le gusta regatear con ellos por las habichuelas, manzanas, tomates o lo que sea. Cuando regresan con sus canicas rojas, y siempre lo hacen, decide que no le gusta el rojo después de todo y les envía de vuelta a casa con un paquete de producto por una canica verde o naranja, quizás. Dejé el puesto, sonriéndome a mí misma, impresionada con este hombre. Poco después me mudé para Utah pero nunca olvidé la historia de este hombre, los muchachos y su trueque. Pasaron varios años, cada uno más veloz que el otro. Hace poco tuve la oportunidad de visitar a algunos viejos amigos en la comunidad de Idaho y estando allí descubrí que el Hermano Miller había muerto. Tenían su cadáver en Capilla Ardiente aquella tarde y sabiendo que mis amigos querían ir, acepté acompañarles. Al llegar a la funeraria nos colocamos en línea para saludar a los parientes del difunto y ofrecer cualesquiera palabras de consuelo que pudiésemos. Delante de nosotros en la línea estaban tres hombres jóvenes. Uno lucía un uniforme del ejército y los otros dos lucían buenos cortes de cabello, vestidos negros y camisas blancas. Se veían muy profesionales. Se acercaron a la Sra. Miller, quien estaba al lado del féretro de su esposo. Cada uno de esos tres jóvenes la abrazó, la besó en la mejilla, hablaron con ella brevemente y luego se dirigieron al féretro. Sus ojos se estaban humedeciendo, uno por uno, cada joven se detuvo brevemente colocando sus cálidas manos sobre la pálida mano en el ataúd. Los tres dejaron la funeraria secándose sus ojos. Llegó nuestro turno para saludar a la Sra. Miller. Le dije quién era, mencioné la recordada historia que ella me había contado acerca de las canicas. Con los ojos brillantes me llevó de la mano hacia el féretro. - Los tres jóvenes que acaban de irse eran los muchachos de los que te había hablado. Me acabaron de decir lo mucho que apreciaban las cosas que Jim "intercambió" con ellos. Ahora, al fin, cuando Jim no podía cambiar de idea sobre el color o el tamaño, vinieron a pagar su deuda. Nunca tuvimos mucha riqueza en este mundo - nos compartió - pero ahora mismo, Jim se hubiese sentido el hombre más rico de Idaho. Con amoroso cuidado levantó los dedos sin vida de su esposo difunto y descansando debajo se hallaban tres, preciosas y brillantes canicas rojas. Recuerda que no seremos recordados por nuestras palabras, sino por nuestras obras de amor.
    Back to Top


  41. El hombre y el mundo
    El hombre y el mundo Un científico, que vivía preocupado con los problemas del mundo, estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlos. Pasaba días en su laboratorio en busca de respuestas para sus dudas. Cierto día, su hijo de 7 años invadió su santuario decidido a ayudarlo a trabajar. El científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a otro lugar. Viendo que era imposible sacarlo, el padre pensó en algo que pudiese darle con el objetivo de distraer su atención. De repente se encontró con una revista en donde venía el mapa del mundo ¡Justo lo que precisaba!. Con unas tijeras recortó el mapa en varios pedazos y junto con un rollo de cinta se lo entregó a su hijo diciendo: - "Como te gustan los rompecabezas, te voy a dar el mundo todo roto, para que lo repares sin ayuda de nadie". Entonces calculó que al pequeño le llevaría días componer el mapa, pero no fue así. Pasadas algunas horas, escuchó la voz del niño que lo llamaba calmadamente. - "Papá, ya hice todo, conseguí terminarlo". Al principio el padre no dio crédito a las palabras del niño. Pensó que sería imposible que, a su edad, hubiera conseguido recomponer un mapa que jamás había visto antes. Desconfiado, el científico levantó la vista de sus anotaciones con la certeza de que vería el trabajo digno de un niño. Para su sorpresa, el mapa estaba completo. Todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares. ¿Cómo era posible? ¿Cómo el niño había sido capaz? - Hijito, tú no sabías cómo era el mundo, ¿cómo lograste armarlo? -Papá, yo no sabía cómo era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, vi. que del otro lado estaba la figura de un hombre. Así que di vuelta a los recortes y comencé a recomponer al hombre, que sí sabía como era. Cuando conseguí arreglar al hombre, di vuelta la hoja y vi. que había arreglado al mundo... Esta reflexión nos confirma aquella idea de que "si yo cambiara, cambiaría el mundo". Sé de tal manera y vive una vida tal, que si todos los hombres fueran como tú y vivieran como tú, nuestro mundo sería un paraíso terrenal.
    Back to Top


  42. La otra mujer
    La otra mujer Después de 21 años de matrimonio, descubrí una nueva manera de mantener viva la chispa del amor. Desde hace poco decidí salir con otra mujer. En realidad había sido idea de mi esposa. -Tú sabes que la amas- me dijo un día, tomándome por sorpresa. La vida es demasiado corta debes dedicar tiempo. -Pero yo te amo a ti- protesté. -Lo sé. Pero también la amas a ella. La otra mujer, a quien mi esposa quería que yo visitara, era mi madre, quien era viuda desde hacía 19 años, pero las exigencias de mi trabajo y mis 3 hijos hacían que solo la visitara ocasionalmente. Esa noche la llamé para invitarla a cenar y al cine. -¿Qué te ocurre? ¿Estás bien? me preguntó. Mi madre es el tipo de mujer que una llamada tarde en la noche, o una invitación sorpresiva es indicio de malas noticias. -Creí que sería agradable pasar algún tiempo contigo -le respondí- Los dos solos. Reflexionó sobre ello un momento. -Me agradaría muchísimo.-dijo. Ese viernes mientras conducía para recogerla después del trabajo, me encontraba algo nervioso, era el nerviosismo que antecede a una cita... y ¡por Dios cuando llegué a su casa, advertí que ella también estaba muy emocionada con nuestra cita. Me esperaba en la puerta con su abrigo puesto, se había rizado el cabello y usaba el vestido con que celebró su último aniversario de boda. Su rostro sonreía e irradiaba luz como un ángel. -Les dije a mis amigas que iba a salir con mi hijo, y se mostraron muy impresionadas. Me comentó mientras subía a mi auto-. No pueden esperar a mañana para escuchar acerca de nuestra velada. Fuimos a un restaurante no muy elegante pero sí acogedor, mi madre se aferró a mi brazo como si fuera "La primera dama". Cuando nos sentamos, tuve que leerle el menú. Sus ojos solo veían grandes figuras. Cuando iba por la mitad de las entradas, levanté la vista; mamá estaba sentada al otro lado de la mesa, y me miraba. Una sonrisa nostálgica se le delineaban en los labios. -Era yo quien leía el menú cuando eras pequeño - me dijo. -Entonces es hora de que te relajes y me permitas devolver el favor -respondí. Durante la cena tuvimos una agradable conversación; nada extraordinario, solo ponernos al día con la vida del otro. Hablamos tanto que nos perdimos el cine. -Saldré contigo otra vez, pero sólo si me dejas invitar - dijo mi madre cuando la llevé a casa. Asentí. -¿Cómo estuvo tu cita? - quiso saber mi esposa cuando llegué aquella noche. -Muy agradable... mucho más de lo que imaginé... - Contesté. Días más tarde mi madre murió de un infarto masivo, todo fue tan rápido, no pude hacer nada. Al poco tiempo recibí un sobre con copia de un cheque del restaurante donde habíamos cenado mi madre y yo, y una nota que decía: -" La cena la pagué por anticipado, estaba casi segura, de que no podría estar allí, pero igual pagué 2 platos uno para ti y el otro para tu esposa, jamás podrás entender lo que aquella noche significó para mí. Te amo". En ese momento comprendí la importancia de decir a tiempo: "TE AMO" y de darle a nuestros seres queridos el espacio que se merecen; nada en la vida será más importante que Dios y tu familia, dales tiempo, porque ellos no pueden esperar.
    Back to Top


  43. Clavos en la puerta
    Clavos en la puerta Esta es la historia de un muchachito que tenía muy mal carácter. Su padre le dio una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdiera la paciencia debería clavar un clavo detrás de la puerta. El primer día, el muchacho clavo 37 clavos detrás de la puerta. Las semanas que siguieron, a medida que el aprendía a controlar su genio, clavaba cada vez menos clavos detrás de la puerta. Descubrió que era más fácil controlar su genio que clavar clavos detrás de la puerta. Llegó el día en que pudo controlar su carácter durante todo el día. Después de informar a su padre, este le sugirió que retirara un clavo cada día que lograra controlar su carácter. Los días pasaron y el joven pudo anunciar a su padre que no quedaban más clavos para retirar de la puerta... Su padre lo tomo de la mano y lo llevo hasta la puerta. Le dijo: "has trabajado duro, hijo mío, pero mira todos esos hoyos en la puerta. Nunca más será la misma. Cada vez que tu pierdes la paciencia, y te enojas eres capaz de dejar cicatrices en las personas exactamente como las que aquí ves, y es necesario que estas luego sean sanadas". Tu puedes insultar a alguien y retirar lo dicho o disculparte, pero del modo como se lo digas, lo devastará, y la cicatriz perdurará para siempre. Una ofensa verbal es tan dañina como una ofensa física. Los amigos son en verdad una joya rara. Ellos te hacen reír y te animan a que tengas éxito. Ellos te prestan todo, comparten palabras de elogio y siempre quieren abrirnos sus corazones. Muestra a tus amigos cuanto te importan y envía este mensaje a quien consideres tu AMIGO TU ERES MI AMIGO Y PARA MI ES UN HONOR. Este mensaje me lo envió un amigo y ahora te lo paso a ti. Por favor perdóname si alguna vez deje una cicatriz en tu puerta.
    Back to Top


  44. Tal como eres
    Tal como eres El dueño de una tienda estaba colocando un anuncio en la puerta que decía: "Cachorritos en venta". Esa clase de anuncios siempre atraen a los niños, y pronto un niñito apareció en la tienda preguntando: "¿Cuál es el precio de los perritos?" El dueño contestó: "Entre $30 y $50". El niñito metió la mano en su bolsillo y sacó unas monedas: "Solo tengo $2.37... ¿puedo verlos?". El hombre sonrió y silbó. De la trastienda salió su perra corriendo seguida por cinco perritos. Uno de los perritos estaba quedándose considerablemente atrás. El niñito inmediatamente señaló al perrito rezagado que cojeaba. "¿Que le pasa a ese perrito?", preguntó. El hombre le explicó que cuando el perrito nació, el veterinario le dijo que tenía una cadera defectuosa y que cojearía por el resto de su vida. El niñito se emocionó mucho y exclamó:"¡Ese es el perrito que yo quiero comprar!". Y el hombre replicó: "No, tu no vas a comprar ese cachorro, si tu realmente lo quieres, yo te lo regalo". Y el niñito se disgustó, y mirando directo a los ojos del hombre le dijo: "Yo no quiero que usted me lo regale. El vale tanto como los otros perritos y yo le pagaré el precio completo. De hecho, le voy a dar mis $2.37 ahora y 50 centavos cada mes hasta que lo haya pagado completo". El hombre contestó: "Tú en verdad no querrás comprar ese perrito, hijo. El nunca será capaz de correr, saltar y jugar como los otros perritos". El niñito se agachó y se levantó la manga de su pantalón para mostrar su pierna izquierda, cruelmente retorcida e inutilizada, soportada por un gran aparato de metal. Miró de nuevo al hombre y le dijo: "Bueno, yo no puedo correr muy bien tampoco, y el perrito necesitará a alguien que lo entienda". El hombre estaba ahora mordiéndose el labio, y sus ojos se llenaron de lagrimas... sonrió y dijo: "Hijo, solo espero y rezo para que cada uno de estos cachorritos tengan un dueño como tú". En la vida no importa quién eres, sino que alguien te aprecie por lo que eres, y te acepte y te ame incondicionalmente. Un verdadero amigo es aquel que llega cuando el resto del mundo se ha ido.
    Back to Top


  45. Un joven excepcional
    Un joven excepcional Un día frío de invierno, un joven caminaba por una población no muy buena, al doblar en una esquina repentinamente chocó en sus piernas un pequeño de muy poca edad, el pequeño asustado y tiritando se aferró a las piernas del joven, mientras este contemplaba al pequeño escucho unos gruñidos, al levantar la mirada, vio unos perros rabiosos queriendo atacar al pequeño, al darse cuenta se agacho a proteger al pequeño exponiéndose a los perros quienes se abalanzaron mordiéndole y tironeando sus ropas y su piel, el pequeño no hacia más que llorar desesperado. Después de un rato logró ahuyentar a los perros, al incorporarse vio al pequeño con sus ojos llenos de lágrimas y su rostro sucio, tomó su abrigo ensangrentado por el ataque y lo cubrió y limpió sus lágrimas, se propuso llevárselo a su casa mientras encontraba a sus padres. En el trayecto, aparece un hombre muy rudo reclamando a su hijastro, el joven al ver una actitud muy grosera, le negó al pequeño preguntando por su madre, él contestando muy furioso, ¡solo yo soy su familia!, y empujándolo se lo vuelve a reclamar, el pequeño levanta una voz lastimera, "no me deje ir con el", el Joven se niega a entregarlo y el hombre comenzó a golpear al Joven con lo que encontraba, nuevamente protegiendo al pequeño, se agacha para que no le pase nada, y empieza a llover muy fuerte. Viendo el hombre que por más que lo golpeara no soltaría al pequeño, y que el clima se estaba poniendo peligroso por una posible tormenta, le dice: "haz lo que quieras con el mocoso". El joven se incorporó muy adolorido, y más ensangrentado que antes; toma al pequeño en sus brazos para cuidarlo de la fuerte lluvia y el frió, el viento lo movía de un lado a otro de la calle, pero logra llegar a su casa, pone al pequeño en el baño, lo lava, cura sus heridas, y le pone ropa limpia que encontró de sus hermanos menores, lo lleva a la cocina y le da de comer. Pronto llega el padre del Joven y al verlo maltratado, su rostro hinchado y su cuerpo magullado, le pregunta que le ocurrió; el Joven le cuenta todo, y le dice Padre ¿puede quedarse a vivir en nuestra casa?, yo lo cuido como a mis otros hermanos, el padre lo mira con orgullo y lo abrasa, y mirando al pequeño le extiende sus brazos y le dice, ven yo seré ahora tu padre. ¿No es lo que Hizo Cristo por nosotros?, los perros son los demonios que nos atormentaban, el padrastro era Satanás que era nuestro dueño, la tormenta nuestros problemas y dificultades, más Cristo nos salió al encuentro.
    Back to Top


  46. Todo es posible
    Todo es posible Habían dos niños que patinaban sobre una laguna congelada. Era una tarde nublada y fría, pero los niños jugaban sin preocupación, cuando de pronto, el hielo se reventó y uno de los niños cayó al agua. El otro niño viendo que su amiguito se ahogaba debajo del hielo, tomó una piedra y empezó a golpear con todas sus fuerzas hasta que logró quebrarlo y así salvar a su amigo. Cuando llegaron los bomberos y vieron lo que había sucedido, se preguntaron: ¿Cómo lo hizo? El hielo está muy grueso, es imposible que lo haya podido quebrar, con esa piedra y sus manos tan pequeñas. En ese instante apareció un anciano y dijo: "Yo sé cómo lo hizo". ¿Cómo ?, le preguntaron. Y el anciano contestó: "No había nadie a su alrededor que le dijera que no se podía hacer" En este mundo donde se nos limita y dice "no le perdones", "no lo merece", "no puedes hacerlo", "ya no lo intentes", recordemos el llamado de nuestro Creador que nos hace recordar que todo lo podemos en El que nos fortalece. No importa si es un rencor, pues se puede perdonar. Si es un dolor, se puede sanar. Si es un problema, se puede solucionar. Por eso en este día recordemos que todo es posible... para el que tiene fe.
    Back to Top


  47. Sermones
    Sermones Un cristiano escribió al editor de un periódico y se quejaba que no tenia sentido ir a la iglesia cada domingo. "He ido a la iglesia durante 30 años", el escribió, "y en ese periodo he oído mas o menos 3000 sermones. Pero no puedo recordar ni uno solo de ellos. Por eso creo que estoy desperdiciando mi tiempo... y el pastor esta desperdiciando el suyo dando sermones." Esto creo una polémica en la columna de "Cartas al editor", para el deleite del editor. Pasaron semanas hasta que alguien escribió esto que cerro la polémica: "Hace 30 años que estoy casado. Durante ese periodo mi esposa me preparo alrededor de 32.000 comidas, pero no puedo recordar cual era el menú de algunas de ellas. Pero esto es lo que se, que ellas me nutrieron y me dieron la fuerza que necesitaba para realizar mi trabajo. Si mi esposa no me hubiera dado esas comidas, yo ahora estaría muerto." No se realizaron mas comentarios sobre la polémica del sermón...
    Back to Top


  48. Salmo de la televisión
    Salmo de la televisión La televisión es mi pastor, nada me faltará. En delicados sillones me hará descansar; me desviará de la fe; destruirá mi alma. Me guiará por sendas de sexo y violencia por amor al patrocinador. Aunque ande en valle de sombra de mis responsabilidades cristianas, no temeré interrupción alguna porque la televisión está conmigo. Sus colores y control remoto me infundirán aliento. Aderezas comerciales delante de mí en presencia de mi mundanalidad. Unges mi cabeza con humanismo y materialismo; mi codicia está rebosando. Ciertamente la flojera y la ignorancia me guiarán todos los días de mi vida; y en mi casa mirando televisión moraré por largos días.
    Back to Top


  49. La isla de los sentimientos
    La isla de los sentimientos Érase una vez una isla donde habitaban todos los sentimientos: la alegría, la tristeza y muchos más, incluyendo el amor. Un día fue avisado a sus moradores que la isla se iba a hundir, por lo que todos los sentimientos se apresuraron a abandonarla. Abordaron sus barcos y se prepararon a partir apresuradamente. Sólo el AMOR permaneció en ella; quería estar un rato más en la isla que tanto amaba, y acompañarla antes de que desapareciera. Al fin, con el agua al cuello y casi ahogado, el AMOR comenzó a pedir ayuda. Se acercó la RIQUEZA que pasaba en un lujoso yate y el AMOR dijo: "¡RIQUEZA llévame contigo! La RIQUEZA contestó: "no puedo, hay mucho oro y plata en mí barco, no tengo espacio para ti". Le pidió ayuda a la VANIDAD, que también venía pasando: "VANIDAD, por favor ayúdame". Le respondió: "imposible AMOR, estás mojado y arruinarías mi barco nuevo". Pasó la SOBERBIA, que al pedido de ayuda contestó: "¡Quítate de Mi camino o te paso por encima! "Como pudo, el AMOR se acercó al yate de¡ ORGULLO y, una vez más, solicitó ayuda. La respuesta fue una mirada despectiva y una ola casi lo asfixia. Entonces, el AMOR pidió ayuda a la TRISTEZA: "¿me dejas ir contigo?". La TRISTEZA le dijo: "Ay AMOR, tú sabes que siempre ando sola y prefiero seguir así". Pasó la ALEGRÍA y estaba tan contenta que ni siquiera oyó al AMOR llamarla. Desesperado, el AMOR comenzó a suspirar, con lágrimas en sus ojos. Fue entonces cuando una voz le dijo: "Ven, AMOR yo te llevo". Era un anciano el que le decía eso. El AMOR estaba tan feliz que se olvidó de preguntarle su nombre. Fue llevado a la tierra de la SABIDURÍA y, una vez allí, el AMOR preguntó a ésta: "¿Quién era el anciano que me trajo y salvó mi vida?". La SABIDURÍA respondió: "era el TIEMPO". "¿El tiempo? Pero ¿por qué el tiempo me quiso ayudar?", dijo el AMOR. La SABIDURÍA le respondió: "Porque sólo el TIEMPO es capaz de ayudar y entender a un gran amor'. No importa cuánto TIEMPO esperemos, si existe el AMOR, el TIEMPO nos ayudará a esperar aquello que más deseamos. Todo es hermoso en el tiempo exacto que Dios tiene para nosotros, ni antes ni después.
    Back to Top


  50. La cruz
    La cruz Un joven, ya no daba más con sus problemas. Cayó de rodillas, orando: "Señor, no puedo seguir. Mi cruz es demasiado pesada". El Señor, como siempre, acudió y le contestó, "Hijo mío, si no puedes llevar el peso de tu cruz, guárdala dentro de esa habitación. Después, abre esa otra puerta y escoge la cruz que tú quieras". El joven suspiró aliviado. "Gracias, Señor" dijo, e hizo lo que le había dicho. Al entrar, vio muchas cruces, algunas tan grandes que no les podía ver la parte de arriba. Después, vio una pequeña cruz apoyada en un extremo de la pared. "Señor", susurró, "quisiera esa que está allá". Y el Señor contestó, "Hijo mío, esa es la cruz que acabas de dejar". Cuando los problemas de la vida nos parecen abrumadores, siempre es útil mirar a nuestro alrededor y ver las cosas con las que se enfrentan los demás. Verás que debes considerarte más afortunado de lo que te imaginas.
    Back to Top


  51. Hablame de ese Dios
    Hablame de ese Dios Un capellán, cuentan, se aproximó a un herido en medio del fragor de la batalla y le preguntó: - ¿Quieres que te lea la Biblia? - Primero dame agua que tengo sed, dijo el herido. El capellán le convidó el último trago de su cantimplora, aunque sabía que no había más agua en kilómetros a la redonda. - ¿Ahora?, preguntó de nuevo. - Primero dame de comer, suplicó el herido. El capellán le dio el último mendrugo de pan que atesoraba en su mochila. - Tengo frío, fue el siguiente clamor, y el hombre de Dios se despojó de su abrigo de campaña pese al frío que calaba y cubrió al lesionado. - Ahora sí, le dijo al capellán. Háblame de ese Dios que te hizo darme tu última agua, tu último mendrugo, y tu único abrigo. Quiero conocerlo en su bondad.
    Back to Top


  52. El esquema de Satanás
    El esquema de Satanás Satanás convocó a una convención mundial. En su discurso a sus ángeles malignos les dijo: "No podemos impedir que los cristianos asistan a la iglesia. No podemos impedir que lean sus Biblias y conozcan la verdad, ni alejarlos de los valores fundamentales. Pero podemos hacer otra cosa. Podemos impedir que tengan una experiencia íntima con Cristo. Si ellos logran esa conexión con Cristo, nuestro poder sobre ellos se rompe. Así que dejen que asistan a la Iglesia. Dejen que tengan ese estilo de vida cristiano. Pero roben su tiempo para que no puedan ganar experiencias con Cristo. Eso es lo que quiero que hagan. ¡Distráiganlos de obtener un encuentro con su Salvador y mantener una conexión vital durante el día!" ¿Cómo lo haremos? - Gritaron sus ángeles. "Manténganlos ocupados en lo no-esencial de la vida e invéntense un sin número de esquemas para ocupar sus mentes"- dijo Satanás. "Tiéntenlos a gastar, gastar, gastar, después de pedir prestado, prestado, prestado. Convenzan a las esposas que salgan a trabajar y los esposos a trabajar 6 ó 7 días a la semana, 10 ó 12 horas al día, para que ellos puedan mantener sus estilos de vida. Que no puedan dedicar tiempo a sus hijos. Mientras sus familias se fragmentan, pronto sus hogares no podrán proveer escape a las presiones del trabajo. Sobré estimulen sus mentes para que no puedan escuchar esa Voz indecible. Instíguenlos a escuchar la radio, y el casete mientras conducen el automóvil. Mantener prendido el televisor, el VCR y el CD a toda hora en todos sus hogares. Y asegúrense que en cada tienda o restaurante en todo el mundo toquen música constantemente. Eso enredará sus mentes y romperá la unión con Cristo. Llenen sus mentes con revistas y periódicos. Bombardeen sus mentes con noticias 24 horas al día. Invadan los momentos en el volante con carteles de anuncios. Inunden sus buzones postales con correo desechable, con concursos, catálogos y toda clase de literatura ofreciendo productos gratis, servicios y falsa esperanza. Aún cuando recreen, dejen que sea excesivos. Permitan que regresen a sus casas exhaustos, inquietos y no preparados para la semana que se aproxima. No permitan que visiten la naturaleza. Envíenlos a parque de diversiones, eventos deportivos, conciertos y cines. Cuando se reúnan para compañerismo espiritual envuélvanlos en chismes y cuentos para que se retiren con un cargo de conciencia y emociones poco estables. Dejen que se envuelvan en ganar almas. Pero inunden sus vidas con tantas buenas obras que no tengan tiempo de buscar el poder de Cristo. Pronto ellos estarán trabajando con sus propias fuerzas y sacrificando su salud y unidad familiar por el bien de la causa." Fue una gran convención. Y al finalizar los ángeles malignos se fueron ansiosos a cumplir sus tareas de involucrar a los cristianos en todo lugar a ocuparse, ocuparse, y apresurarse aquí y apresurarse allá.
    Back to Top


  53. El valor de un alma
    El valor de un alma Mientras que un anciano caminaba por la playa al amanecer, vio que un joven, unos pasos adelante, iba recogiendo de la arena estrellas de mar, que luego arrojaba al mar. Por último, al llegar hasta el joven, el viejo le preguntó por qué hacía eso. La respuesta fue: Las estrellas de mar extraviadas en la arena morirían si las dejaba allí hasta que el sol calentara la playa. - Pero hay muchos kilómetros de playa, y hay allí millares de estrellas de mar. ¿Habrá alguna diferencia después de ese esfuerzo tuyo? - Objetó el anciano. El joven miró la estrella de mar que tenía en ese momento en la mano, la lanzó al mar, y replicó: - Para esta sí habrá diferencia
    Back to Top


  54. El asiento vacío en la iglesia
    El asiento vacío en la iglesia "...serás echado de menos, porque tu asiento estará vacío." 1 Samuel 20:18 El asiento vacío habla con elocuencia. A pesar de que su mensaje no es agradable, todos lo pueden oír. Al predicador el asiento vacío le dice: "Tu sermón no vale". Al que visita la iglesia, le advierte: "Ya ves, vamos perdiendo terreno". Al nuevo que busca una iglesia donde asistir: "Vale más esperar a ver lo que pasa aquí". Al tesorero de la iglesia: "¡Cuidado! Habrá un déficit!" A los miembros presentes les aconseja: "Ustedes también pueden ausentarse el domingo próximo". A los verdaderos fieles les aconseja: "Trabajad, invitad, orad, llenad esos asientos vacíos". El asiento vacío testifica contra los cultos. Mata la inspiración, ahoga la esperanza. Aleja el celo y es un peso desanimador para toda la iglesia. Por otro lado, el asiento ocupado es un ala, es un estímulo, es un incentivo y una inspiración al predicador y a toda persona que ama al Señor Jesús.
    Back to Top


  55. ¿Cuánto ganas?
    ¿Cuánto ganas? Papi, ¿Cuánto ganas? Dijo el pequeño con voz tímida fijando sus expresivos ojos en su agotado padre que llegaba del trabajo. No me molestes, hijo. ¿No ves que vengo muy cansado? Pero, papi. Dime por favor, ¿cuánto ganas?" Insistió... Doscientos pesos al día. Respondió el hombre irritado con tal de quitárselo de encima. El niño se asió de su saco y le dijo: Papi, ¿me prestas cien pesos? El padre monto en cólera y tratando con brusquedad al niño, le dijo: ¿Así que para eso querías saber cuanto gano? Vete a dormir y no me estés molestando, ¡Muchacho aprovechado! Ya había caído la noche cuando el padre se puso a meditar sobre lo ocurrido. El incidente lo hizo sentirse culpable. Tal vez su hijo quería comprar algo... Había estado muy ocupado en el trabajo últimamente y no estaba al tanto de los acontecimientos del hogar. Queriendo descargar su conciencia dolida, se asomo a la habitación del pequeño. Hijo, ¿estás dormido? El niño abrió los ojos a medias. ¿Aquí tienes el dinero que me pediste? ¿Para qué lo querías? Tallándose los ojos, su hijo metió la manita debajo de su almohada y saco varios billetes arrugados. Es que quería completar ¿Me vendes un día de tu tiempo?
    Back to Top


  56. Caja vaciá
    Caja vaciá "Para la próxima clase" dijo la maestra a los chicos del tercer grado, "por favor, traigan en una caja con algo que represente a la Pascua". Algunos chicos se habían empezado a dar cuenta que Jorge era diferente. "Quizá debiera haber insistido más con los padres, para que lo enviaran a una escuela especial" pensó la maestra para sí misma. Al día siguiente, los alumnos llevaron las cajitas de cartón y las dejaron en el escritorio de la maestra. Cuando las acomodaron, ella les dijo que no hacia falta saber quien había traído cada cosa. Secretamente, buscaba proteger a Jorge, quien podría haber estado limitado en la tarea. Abrió la primera caja. Y salió una mariposa! "Esa es mía!" gritó María. "¡Qué buena idea!" dijo la maestra, ante la carita feliz de la alumna. "Que hay en la segunda caja?" Era una pequeña piedra recubierta de musgo. "Esa es mía", dijo Tomás. "Sí, el musgo representa nueva vida" dijo ella, "muy original, Tomás". La tercera caja estaba vacía. La dio vuelta y la sacudió. Algunos alumnos se reían. Ella buscó la siguiente, pero Jorge la interrumpió, diciendo "Es mía, es mía!". "Si, Jorge, gracias. Pero está vacía..." "Si, dijo él, el día de Pascua la tumba estaba vacía, y eso nos dio una vida nueva a todos nosotros". Unas semanas después Jorge murió repentinamente, de un tumor cerebral. En su ataúd, sus compañeros de clase pusieron veinte cajitas, todas vacías.
    Back to Top


  57. Caja de besos
    Caja de besos La historia va así: Hace ya un tiempo, un hombre castigó su pequeña niña de 3 años por desperdiciar un rollo de papel de envoltura dorado. El dinero era escaso en esos días por lo que explotó en furia, cuando vio a la niña tratando de envolver una caja para ponerla debajo del árbol de navidad. Mas sin embargo la niña le llevo el regalo a su padre la siguiente mañana y dijo: "Esto es para ti, Papito". El se sintió avergonzado de su reacción de furia pero éste volvió a explotar cuando vio que la caja estaba vacía. Le volvió a gritar diciendo: "Es que no sabes que cuando das un regalo a alguien se supone que debe haber algo dentro" La pequeñita volteó hacia arriba con lágrimas en los ojos y dijo, " Oh, Papito, no esta vacía, Yo soplé besos dentro de la caja, todos para ti, Papi. El Padre se sintió morir; puso sus brazos alrededor de su niña y le suplicó que lo perdonara. Se ha dicho que el hombre guardó esa caja dorada cerca de su cama por años y siempre que se sentía derrumbado el tomaba de la caja un beso imaginario y recordaba el amor que su niña había puesto ahí. En una forma muy sensible, cada uno de nosotros hemos recibido un recipiente dorado, lleno de amor incondicional y besos de nuestros hijos, amigos familia o de Dios. Nadie podría tener una propiedad o posesión mas hermosa que esta.
    Back to Top


  58. Un precio muy alto
    Un precio muy alto Eran días cuando existía todavía la esclavitud en América. Un Señor tenía dos esclavos y había un torreón en su casa que necesitaba de una reparación urgente, pero era bastante difícil llegar a él. Únicamente era posible poniéndose en la punta de una tabla que saldría a través de una pequeña ventana hacia el exterior y que alguna otra persona se pusiera de contrapeso en el otro extremo interior. El amo cogió a sus dos esclavos y les llevó al torreón de la casa y mandó a uno de ellos ponerse dentro, encima de la tabla y al otro salir hacia fuera para hacer la obra de reparación necesaria. Pero el segundo esclavo se negó rotundamente a cumplir las órdenes del dueño y le dijo: "Aquel podría levantarse y yo me iría abajo". Al instante el amo se sentó en la tabla e inmediatamente el esclavo se puso en el lado opuesto a hacer su trabajo hasta terminarlo finarlo. Al acabar el dueño le preguntó: "¿Por qué te has atrevido a hacerlo sin dudar cuando yo estaba sentado en la tabla?.Yo también hubiera podido levantarme. ¡Oh no, mi señor! contestó el esclavo. ¡Usted no lo hubiese hecho, porque usted pagó un precio muy alto por mí!. El amo del esclavo había gastado mucho dinero, que solo sirve para pagar cosas terrenales y a pesar de eso, el pobre esclavo sabía que por nada del mundo el amo se hubiera levantado, porque le hubiera costado muy caro. Jesús pagó un gran precio por nosotros, el precio de su sangre, que nos permite confiar en él. No nos abandonará jamás pues dio su vida por rescatarnos. El nos sostiene en los peligros y en las grandes penas.
    Back to Top


  59. Mi perro fiel
    Mi perro fiel Una pareja de jóvenes tenia varios años de casados y nunca pudieron tener hijo, para no sentirse solos compraron un cachorro pastor alemán y lo amaron como si fuera su propio hijo. El cachorro creció hasta convertirse en un hermoso pastor alemán. El perro salvo en mas de una ocasión a la pareja de ser atacadas por ladrones, siempre fue muy fiel, quería y defendía a sus dueños contra cualquier peligro. Luego de siete años de tener al perro, la pareja logro tener el hijo tan ansiado. La pareja estaba muy contenta con su nuevo hijo y disminuyeron las atenciones que tenia con el perro, este se sintió relegado y comenzó a sentir celos del bebe y ya no era el perro cariñoso y fiel que tuvieron durante siete años. Un día, la pareja dejo al bebe placidamente durmiendo y fueron a la terraza a preparar una carne asada, cual no fue su sorpresa cuando se dirigían al cuarto del bebe y ven al perro en el pasillo con la boca ensangrentada, moviéndoles la cola. El dueño del perro pensó lo peor, saco el arma que llevaba y en el acto al mato al perro, corre al cuarto del bebe y encuentra una serpiente degollada... El dueño comienza a llorar y a exclamar... ­ he matado a mi perro fiel! Cuantas veces hemos juzgado a las personas, lo que es peor las juzgamos y condenamos, sin investigar a que se debe su comportamiento, cuales son sus pensamiento y sentimientos... Muchas veces las cosas no son tan malas como parecen sino todo lo contrario. La próxima vez que nos sintamos tentados a juzgar y condenar a alguien, recordemos la historia del perro fiel... Así aprenderemos a no levantar falsedades contra una persona hasta el punto de dañar su imagen ante los demás... Debemos darnos cuenta que los sentimientos de las personas son frágiles y fáciles de dañar, pero difícil de sanar...
    Back to Top


  60. El crédito
    El crédito Puedes imaginarte, que existiera un banco que cada mañana te da un crédito a tu cuenta de ahorros por una cantidad de $86,400.00. Sin embargo este balance no se mantiene día a día. Es decir cada tarde borra el balance al cual tu no has usado durante este día. ¿Qué harías en este caso? ¡Retirarías cada centavo, por supuesto! Cada uno de nosotros tenemos un banco. Este se llama "Tiempo". Cada mañana, te da 86400 segundos. Y cada noche lo retira, como una perdida en lo que tu fallaste de invertirlo con un buen propósito. Este no te da balances, no te permite aumentar tu crédito extendido. Cada día se abre una nueva cuenta para ti. Cada noche retira el remanente del día. Si tu no le das uso a lo depositado del día, la perdida es tuya. No hay manera de retroceder. No existe una manera de retirar lo del mañana. Tienes que vivir en el presente de lo que se deposito este día. ¡Inviértelo a fin de obtener lo mayor en, salud, felicidad y éxito! El tiempo corre. Has lo mejor por este día. Medita en el valor de un año, podrías preguntarle a un estudiante quien aplaza una materia o grado. Medita en el valor de un mes, podrías preguntarle a una madre quien dio a luz a un niño prematuro. Medita en el valor de una semana, podrías preguntarle a un editor semanal. Medita en el valor de una hora, podrías preguntarle a una pareja de enamorados quienes aguardan por verse. Medita en el valor de un minuto, podrías preguntarle a una persona que no llego a tiempo a tomar su tren dirigiéndose a su trabajo. Medita en el valor de un segundo, podrías preguntarle a una persona quien acaba de salvarse de un accidente automotriz. Medita en el valor de una milésima de segundo, podrías preguntarle a una persona quien acaba de ganar la medalla de plata en las olimpiadas..
    Back to Top


  61. No os preocupéis
    No os preocupéis Este era un rey muy rico y poderoso grande en riquezas y aun mas tenia un siervo e cual estaba tan entregado al servicio de su rey que no había cosa que se le encomendara que este siervo no lograra cumplirla el rey lo probo echando una aguja en medio del bosque y luego lo envió a buscarla y aunque parezca increíble e siervo volvió con la aguja. El rey quedo tan maravillado que decidió pedirle algo grande y llamándolo le dijo: ahora he visto que todo logras debes traerme pues algo que cuando este triste me contente y algo que cuando este alegre me entristezca de este modo salio el siervo y anduvo mucho sin lograr nada así que decidió volver y sentado a la entrada de su ciudad empezó a llorar. Había allí un niño que jugaba con unas maderitas en el piso y mirándolo le pregunto el por que de su llanto. El hombre decidió contárselo y el niño le dijo no se preocupe, tome esto y le dio un palito; el hombre miro la escritura que había en el y su rostro estallo de alegría, así que agradeciendo al niño entro al reino donde encontró al rey feliz contando el dinero de los tributos del pueblo y le dijo rey traje lo que me pidió el rey dijo: ha si; ¿y que me trajiste hoy?; enseguida el siervo dio la maderita escrita al rey el cual después de leerla se rompió en llanto.... Los que estaban con el rey se acercaron a leer también y no entendieron el por que del llanto pues la madera solo decía: "esto también pasara"... (No os afanéis por el día de mañana...Mateo 6:34)
    Back to Top


  62. La naturaleza
    La naturaleza Un maestro oriental que vio cómo un alacrán se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo picó. Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose. El maestro intentó sacarlo otra vez, y otra vez el alacrán lo picó. Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo: "Perdone, ¡pero usted es terco! ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua lo picará?". El maestro respondió: "La naturaleza del alacrán es picar, y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar". Y entonces, ayudándose de una hoja el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida. No cambies tu naturaleza si alguien te hace daño; solo toma precauciones. Romanos 12:21 - No seas vencido por lo malo; mejor vence con el bien el mal. LA BIBLIA
    Back to Top


  63. Carta del Señor Jesús para toda la humanidad
    Carta del Señor Jesús para toda la humanidad Como ustedes saben un nuevo año ha llegado casi a su final, con la llegada del final de éste año una vez mas se celebra mi cumpleaños aquí en la tierra. Igual que todos los años, se hace una gran fiesta en mi honor. Pero ésta vez he decidido venir y ver como se celebra mi cumpleaños. Realmente tu sabes que no lo ignoro, pero quiero compartir contigo mi apreciación sobre mi cumpleaños. En esta época toda la gente va de compras, hay muchos anuncios en la radio, en la televisión y éste año hasta eso que ustedes han llamado el Internet esta saturado de propaganda. La verdad es que es agradable al menos saber que todos ustedes se acuerdan de mi cumpleaños. Tu sabes que hace muchos años comenzaron a festejar mi cumpleaños. Los primeros años después de mi nacimiento allá en Belén, la gente parecía comprender el significado de mi nacimiento. Yo mismo les di a conocer el propósito de mi llegada a éste mundo a través de mis profetas quienes hablaron y escribieron acerca de mí. Pero durante los últimos años la gente ya no comprende el significado de mi nacimiento. Para que tu tengas una mejor idea de lo que quiero decirte déjame contarte una de mis últimas experiencias. Yo decidí asistir a una de las muchas fiestas que celebran en mi nombre. Bueno, realmente no me invitaron pero de todas maneras yo fui. Pude ver que la fiesta era hecha en mi nombre pero ni siquiera me habían invitado. Fíjate que yo quería compartir y ser parte de la fiesta pero me cerraron la puerta pues al final era una fiesta solo para ellos y sus invitados. Como no me dejaron participar, decidí quedarme un rato mas con ellos solo para ver como la pasaban en grande con sus amistades. ¡Mira que eso si que era una gran fiesta!. Había muchos invitados, habían invertido mucho dinero en la decoración, en la comida y una gran cantidad de bebida. Fíjate que se me ocurrió dar una caminada por la casa y mirar, habían colocado un gran árbol navideño con muchas luces y adornos. Abajo habían colocado eso que ustedes llaman "el nacimiento". Ha! Eso fue muy bonito, mira que los niños de los invitados todos llegaban a ver esos muñequitos bajo el árbol. Bueno, todo parecía una gran fiesta en mi nombre. Después de un par de horas y ver los niños jugar y quemar pólvora se me ocurrió volver al patio de la casa donde estaban todos los invitados. Llegué sin interrumpir a nadie y me senté a ver como ellos celebraban mi cumpleaños. Todos estaban bebiendo, unos bailaban, otros contaban chistes, imagínate que clase de chistes que algunos de ellos comenzaron a hacer chistes aún de mí y se carcajeaban, la estaban pasando en grande. Bueno, de todas maneras no sabían que yo estaba con ellos. Un rato mas tarde llegó un viejo gordo vestido de rojo con una barba blanca y gritando JO, JO, JO, JO, me pareció que había bebido mas que los demás, se dejó caer sobre un gran sillón y todos incluyendo los niños corrieron hacia él diciéndole; Santa Claus, Santa Claus. Este hombre tomó el control de toda le fiesta como si la fiesta hubiese sido en honor de él. Cuando llegaron las doce de la noche todos en la fiesta se abrazaban y se decían "Feliz Navidad", Yo me sentí muy contento pues se volvieron a acordar de mí, fue tanta mi alegría que me puse de pie y me colé entre ellos con los brazos abiertos y nadie me quiso abrazar. Entonces comprendí que esa fiesta no era para mí. Así que decidí irme de ese lugar. ¿Tu piensas que yo nunca lloro?, Esa noche salí llorando pues me di cuenta que yo valgo nada para ellos. Cuando iba caminando escuché el sonar de una campanas, me llamo la atención y me fui a ver que era aquello. Fíjate que encontré un gran templo eso que ustedes llaman "catedral" mira que había una gran cantidad de gente y estaban cantando cantos que hablaban de mí. Cuando llegue estaban cantado ese canto que tanto me gusta "noche de paz". Como pude logré entrar ya casi terminaban el servicio. Cuando finalizaron hablaron un poco mas de mí y fueron despedidos diciendo "Que la paz de nuestro Señor Jesucristo sea con ustedes". Vaya dije yo, todavía hay gente que se acuerda de mí. Mira que cuando salieron me acerque a un grupo de personas que hablaban de reunirse a celebrar mi cumpleaños, bueno no me invitaron pero como era en mi nombre me fui con ellos. ¿Sabes cuál fue la sorpresa?, Tampoco era una fiesta para mí. Cuando salí de allí me fui caminando y mira que iba llorando como dicen ustedes "a mares" me sentía bastante defraudado que ya no quería volver nunca mas a éste mundo pero esto hizo la diferencia; me encontré en el camino con una pequeña iglesia, mira que eran casi las tres de la madrugada ¿y sabes que?, Estaban haciendo vigilia y estaban en adoración a mi nombre, se me ocurrió entrar y participar con ellos. Sabes eran apenas 8 personas que estaban reunidas de rodillas y hacían oraciones a mí. Eran casi las 4 de la madrugada y no paraban de cantar y orar. Mira que una de las ancianas que había allí pedía con todo su corazón por mí que regresará por ellos. Entonces recordé una vez mas mis promesas a ellos de que un día regresaría para llevarles a mi casa. Mira que no quiero hacer muy larga mi carta pues no quiero aburrirte pero quiero decirte que he decidido hacer mi propia fiesta. Si una verdadera fiesta, no como la que hacen ustedes sino una verdadera fiesta. Quiero en ésta ocasión invitarte aquí te doy los datos, tú decides si vienes conmigo: Día de la fiesta: Muy pronto Lugar: En el reino de mi Padre Invitados: Todos mis hermanos, hijos de mi Padre Celestial. ¡Sabes! No quiero decirte exactamente la fecha porque quiero que sea una gran sorpresa par ti. De todas maneras aquí te doy una idea para que no te la pierdas, Ah! Y si conoces de mi palabra entenderás lo que dije a través de ella. 2 Pedro Cáp. 3 Vers. 8: Mas, oh amados, no ignoréis que un día delante del Señor es como mil años y mil años como un día. Oseas Cap. 5: Vers 15 Andaré, y volveré á mi lugar, hasta que reconozcan su pecado, y busquen mi rostro. En su angustia me buscarán. Cap. 6: 1: VENID y volvámonos á Jehová: que él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará. 2: nos dará vida después de dos días: al tercer día nos resucitará y viviremos delante de él. 3: Y conoceremos, y proseguiremos en conocer á Jehová: como el alba está dispuesta a su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana á la tierra. Bueno, tu acabas de finalizar 2 de mis días ahora quiero que estés preparado para mi fiesta. La invitación es tuya solo si quieres venir conmigo. Si quieres venir debes de aceptar mi invitación clamando a mi y diciéndome con todo tu corazón las siguientes palabras: "Señor Jesús, Yo se que tu pronto vendrás. En ésta hora quiero abrir mi corazón para ti y recibirte como mi Señor y Salvador personal. Creo que eres Dios y que viniste y moriste en la cruz, me arrepiento porque soy pecador y te doy las gracias por venir a salvarme. Sí Señor yo acepto tu invitación" En tu nombre Amen. Nota: Favor envía esta carta a todas las personas que puedas. Bendiciones de mi Padre y mías propias. Jesús Esta carta ha sido distribuida a través del Tabernáculo Bíblico Bautista de Australia.
    Back to Top


  64. La naranja y el ateo
    La naranja y el ateo Un ateo dictaba una conferencia ante un gran auditorio defendiendo la inexistencia de Dios. Después de haber finalizado su discurso, desafió a cualquiera que tuviese preguntas a que subiera a la plataforma. Un hombre que había sido bien conocido en la localidad por su adicción a las bebidas alcohólicas, pero que había encontrado recientemente liberación y esperanza en Cristo Jesús acepto la invitación y sacando una naranja del bolsillo comenzó a pelarla lentamente. El conferencista le pidió que hiciera la pregunta; el hombre, continuó imperturbable pelando la naranja en silencio, al termino de lo cual, se la comió. Se volvió al conferencista y le preguntó : "¿Estaba dulce o agria?" "No me pregunte tonterías", respondió el orador con señales evidentes de enojo; "¿Como puedo saber el gusto si no la he probado?" Y aquel hombre regenerado por el amor de Dios respondió entonces: "Y ¿como puede usted saber algo de Cristo, si nunca lo ha probado?"
    Back to Top


  65. Jesús y el Diablo se encontraron en un camino
    Jesús y el Diablo se encontraron en un camino Cuenta una leyenda Israelita que un día Jesús y el Diablo se encontraron en un camino. El Enemigo de la humanidad pregunto con un tono de asombro y también de burla: _¿Qué ves en los seres humanos que te interesas tanto por ellos? Jesús humildemente respondió: _Me intereso por ellos simplemente por que son mi creación, simplemente por que los amo. _Es verdad, Contesto el Diablo, tú los creaste, pero: ¿Crees que vale la pena tanto sacrificio? Mirando alrededor, Jesús contesto: _Nada de lo que yo haga por ellos, será en vano. Claro que vale la pena. El Diablo dio una carcajada y dijo: _¿Acaso crees que ellos valoran todo lo que haces? Observa bien a tu creación. Ellos siempre te rechazan. _Es verdad, dijo Jesús, ellos me rechazan, pero no son todos, pues muchos me aman, y son felices. _Es que no te das cuenta, contesto el Diablo, que ellos prefieren estar conmigo. Mira en los cines, los bares, los lugares bailables, los estadios de fútbol, todos están allí alegres, nada les falta. Ahora mira en tus Iglesias, apenas unos pocos, que con el tiempo, también serán atraídos a mí. De repente, algunas lagrimas corrieron por el rostro de Jesús. Pues el sabía que sus hijos, que con tanto amor los había creado, y por quienes había muerto, ahora huían de él. Pero lentamente bajo la mirada y observo sus manos. Allí estaban los orificios de los clavos que le atravesaron cuando dio su vida en una cruz por los que ahora lo rechazaban. Luego miro a su enemigo dijo: _Ellos volverán a mí. Un día las aflicciones que tu les causaste no las soportaran más. Un día se encontraran tan enredados en problemas, tan desesperados por los errores que tú los impulsaste a cometer, que ya no verán otra solución que correr a mis brazos. Por que yo siempre los espere, pues un día derrame mi sangre por ellos en una cruz. Ellos me pertenecen. Y así termino la charla. El Diablo continuo su camino hacia el mundo, con la única intención de causar mas dolor, de causar más llanto y sufrimientos en las personas. Su único objetivo es producir desgracia, dolor, dividir hogares, provocar muertes inesperadas. Jesús quedo esperando en el camino con sus brazos extendidos. No tenia otra intención, que la de llenar de felicidad y gozo a todo aquel que libremente corriera a sus brazos. Solamente quería reconstruir las vidas que el Diablo tanto había dañado. Solo quería salvar al mundo del pecado. Y sentado Jesús junto al camino, mientras esperaba por sus hijos, en el polvo y con su dedo escribió una frase que decía: "Por que de tal manera amo Dios al mundo, que dio a su único hijo, para que el que en el crea, no se pierda, mas tenga vida eterna".
    Back to Top


  66. Todo en Cristo es para bien
    Todo en Cristo es para bien Un cristiano una vez deseaba comprarse una Biblia, después de mucho recorrer logró verla en una librería cristiana. Era muy preciosa; tapa fabricada en piel de cocodrilo, con unos bordes dorados en los bordes, hojas de calidad ultra fina, además mapas tridimensionales, notas de introducción y bosquejos de cada libro de la Biblia y muchas otras cosas deseadas de una buena Biblia de estudio. Era la más cara, y este hermano impresionado después de verla ,juntó mucho dinero hasta que la compró. Saliendo de la galería iba con su Biblia debajo del brazo, muy contento y mirándola de vez en cuando, y en medio del a calle se encontró con otro hermano de su iglesia, éste también quedó asombrado y con la boca abierta al ver la presentación aquel Libro del hermano, y después empezaron a conversar, cuando de repente ¡¡¡ZAS!!!! un ladrón arrancó del brazo la Biblia de este pobre hermanito, su amigo quedó mirando al ladrón ,mientras éste se perdía entre la multitud. Cuando de repente escucha una risa de carcajada del hermano que se compró la Biblia. El amigo impresionado le dice -¿Por qué no persigues al ladrón? El hermano seguía riéndose y el amigo más impresionado le dice: -¿Como te puedes reír de un ladrón te haya robado esa Biblia que tanto te costó? A lo que el hermano responde: - No me río de eso - ¿Entonces de que te ríes? - Del diablo, es que es muy tonto El amigo asombrado le responde: -¿Por qué dices eso? A lo que responde el hermano todavía riéndose: - Es que el diablo me robó la Biblia para que el ladrón se convirtiera.
    Back to Top


  67. Los dos hermanos
    Los dos hermanos No hace mucho tiempo, dos hermanos que vivían en granjas adyacentes (o sea, sus terrenos y fincas coligaban) cayeron en un conflicto. Este fue el primer conflicto serio que tenían en 40 años de cultivar juntos hombro a hombro, compartiendo maquinaria e intercambiando cosechas y bienes en forma continua. Nunca habían tenido un problema. Pero esta larga y beneficiosa colaboración termino repentinamente. Comenzó con un pequeño malentendido y fue creciendo hasta llegar a ser una diferencia mayor entre ellos, hasta que exploto en un intercambio de palabras amargas seguido de semanas sin hablarse Una mañana alguien llamo a la puerta de Luis. Al abrir la puerta, encontró a un hombre con herramientas de carpintero. "Estoy buscando trabajo por unos días", dijo el extraño: "quizás usted requiera algunas pequeñas reparaciones aquí en su granja y yo pueda ser de ayuda en eso". - "Si", dijo el mayor de los hermanos, "Tengo un trabajo para usted. Mire al otro lado del arroyo aquella granja, ahí vive mi vecino, bueno, de hecho es mi hermano menor. La semana pasada había una hermosa pradera entre nosotros y el tomo su tractor y desvió el cauce del arroyo para que quedara entre nosotros. Bueno, el pudo haber hecho esto para enfurecerme, pero yo le voy a hacer una mejor". ¿Ve usted aquel montón de tablas y madera junto al granero? "Quiero que me construya una cerca, una cerca de dos metros de alto, no quiero verlo nunca jamás. " El carpintero le dijo: "Creo que comprendo la situación. Muéstreme donde están los clavos y la pala para hacer los hoyos de los postes y le entregare un trabajo que lo dejara satisfecho." El hermano mayor le ayudo al carpintero a reunir todos los materiales y dejo su finca por el resto del día para ir por algunas cosas al pueblo. El carpintero trabajo duro todo el día midiendo, cortando, clavando. Y ya al atardecer, cuando Luis regreso, el carpintero justo había terminado su trabajo. El granjero quedo con los ojos completamente abiertos, no podía creer lo que estaba viendo. ¡No había ninguna cerca de dos metros! En su lugar había un puente -¡un puente que unía las dos granjas a través del arroyo!- Era una fina pieza de arte, con todo y barandales. En ese momento, su hermano menor, vino desde su granja y abrazando a su hermano le dijo: "¡Eres un gran tipo Luis, mira que construir este hermoso puente después de lo que te he hecho y te he dicho!". Estaban en su reconciliación los dos hermanos, cuando vieron que el carpintero tomaba sus herramientas y se alejaba "¡No, espera!", le dijo Luis al carpintero. "Quédate unos cuantos días mas. Tengo muchos proyectos para ti" "Me gustaría quedarme", dijo el carpintero, pero tengo muchos puentes mas que construir"
    Back to Top


  68. Lo que has oído
    Lo que has oído Lo que has oído de mi ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros" 2 Timoteo 2:2 Un cargador de agua en la India tenía dos grandes vasijas que colgaban a los extremos de un palo que el llevaba encima de los hombros. Una de las vasijas tenía una grieta, mientras que la otra era perfecta y entregaba el agua completa al final del largo camino a pie desde el arroyo hasta la casa de su patrón. Cuando llegaba, la vasija rota solo contén a la mitad del agua. Por dos años completos esto fue así diariamente. Desde luego la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, perfecta para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque solo podía conseguir la mitad de lo que se suponía debía hacer. Después de dos años le habló al aguador diciéndole: "Estoy avergonzada de mi misma y me quiero disculpar contigo"... ¿por qué? le preguntó el aguador. Porque debido a mis grietas, solo puedo entregar la mitad de mi carga. Debido a mis grietas, solo obtienes la mitad del valor de lo que deberías. El aguador se sintió muy apesadumbrado por la vasija y con gran compasión le dijo: "cuando regresemos a la casa del patrón quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino. Así lo hizo y en efecto vio muchísimas flores hermosas a todo lo largo, pero de todos modos se sintió muy apenada porque al final solo llevaba la mitad de su carga. El aguador le dijo: ¿Te diste cuenta de que las flores solo crecen en tu lado del camino?. Siempre he sabido de tus grietas y quise obtener ventaja de ello, sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde tú vas y todos los días tú las has regado. Por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi maestro. Sin ser exactamente como eres, Él no hubiera tenido esa belleza sobre su mesa. Cada uno de nosotros tiene sus propias grietas. Todos somos vasijas agrietadas, pero si le permitimos a Dios utilizar nuestras grietas para decorar la mesa de su Padre......" En la gran economía de Dios, Nada se desperdicia". El Apóstol Pablo le decía a Timoteo "Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros" 2 Timoteo 2:2[comillas añadidas], esos hombres muy probablemente eran vasijas agrietadas, por sus grietas llevaban ese tesoro a otros, derramaban bendición por donde andaban. De ese modo la Palabra del Señor crecía en los corazones y florecía y daba frutos. No te preocupes si ves que no alcanzas a llegar al final con toda la bendición, el conocimiento, el estudio, el trabajo, el amor o las fuerzas que esperabas; lo que se escapó por las grietas llegó a otros y floreció. Se un obrero del Señor en donde estés, en tu trabajo, en tu estudio, en tu hogar, deja que Dios use las grietas que tienes para bendecir a los que te rodean. Se un obrero del Señor, Sin bueyes el granero está vacío; mas por la fuerza del buey hay abundancia de pan Proverbios 14:4
    Back to Top


  69. Banco del tiempo
    Banco del tiempo Imagínate que existe un banco, que cada mañana acredita en tu cuenta, la suma de $86,400. No arrastra tu saldo día a día. Cada noche borra cualquier cantidad de tu saldo que no usaste durante el día. ¿Qué harías? Retirar hasta el último centavo, ¡por supuesto! Cada uno de nosotros tiene ese banco. Su nombre es tiempo. Cada noche, este banco te acredita 86,400 segundos. Cada noche, este banco borra, y da como perdido, cualquier cantidad de ese crédito que no has invertido en un buen propósito. Este banco no arrastra saldos. Ni permite sobregiros. Cada día te abre una nueva cuenta. Cada noche elimina los saldos del día. Si no usas tus depósitos del día, la perdida es tuya. No se puede dar marcha atrás. No existen los giros a cuenta del depósito de mañana. Debes vivir en el presente con los depósitos de hoy. Invierte de tal manera, de conseguir lo mejor en salud, felicidad y éxito. El reloj sigue su marcha. Consigue lo máximo en el día. Para entender el valor de un año, pregúntale a algún estudiante que perdió el año de estudios. Para entender el valor de un mes, pregúntale a una madre que alumbró a un bebé prematuro. Para entender el valor de una semana, pregúntale al editor de un semanario. Para entender el valor de una hora, pregúntale a los amantes que esperan a encontrarse. Para entender el valor de un minuto, pregúntale a una persona que perdió el tren. Para entender el valor de un segundo, pregúntale a una persona que con las justas evitó un accidente. Para entender el valor de una milésima de segundo, pregúntale a la persona que ganó una medalla de plata en las olimpiadas. Atesora cada momento que vivas. Y atesóralo más si los compartiste con alguien especial, lo suficientemente especial como para dedicarle tu tiempo. Y recuerda que el tiempo no espera por nadie.
    Back to Top


  70. Esfuérzate y sé valiente
    Esfuérzate y sé valiente Esfuérzate y sé valiente le dijo Dios a Josué Y hoy me lo dice también ante la prueba inminente El me sostiene clemente me da pureza, poder El me podrá contener cuando Satanás me tiente Mas si cayere yo ardiente en la dura tentación Cristo me dará el perdón Cuando contrito me encuentre Oh Señor cuan reverente, humillado y agradecido puedo decir que he vivido cuando las fuerzas del mal batallando sin cesar reclutarme no han podido De Cristo estoy revestido Con yelmo, escudo y coraza Y con el cielo por casa Que arrebatan los valientes Como Josué voy al frente De batalla a conquistar Para volver a escuchar ¡Esfuérzate y se valiente!
    Back to Top


  71. ¿Donde esta Dios?
    ¿Donde esta Dios? Resulta ser que unos padres tenían dos hijos bastante alborotosos. Una niña de 8 años y un varón de 10. Resulto que los padres estaban teniendo una gran dificultad en controlarlos y decidieron buscar ayuda. Fueron, hablaron con su pastor, y el pronto accedió a hablarles a los muchachos. Hicieron una cita y los padres primero trajeron al mas adulto, trajeron al varón a la oficina del pastor. Al entrar el niño en la oficina encontró al pastor sentado detrás de su escritorio con una mirada impresionante. El pastor le dijo que se sentara en la silla que estaba directamente al frente de el, y así lo hizo el muchacho. Una vez que se sentó, en un tono autoritario, el pastor le pregunto: ¿dónde esta Dios? Existía un gran silencio en la habitación y el niño no dijo nada. Nuevamente el pastor pregunto: ¿dónde esta Dios? Pero el silencio persistía aun más. Esto sucedió tres veces, y a la tercera vez, el niño se levanto de la silla, y salió corriendo de la oficina del pastor. Corrió y corrió hasta llegar a su casa, entro por la puerta y subiendo las escaleras corrió hasta la habitación donde se encontraba su hermana. Con una voz bien alarmado le dijo: ¡Estamos en tremendo problema! Al cual ella respondió: ¿por que? ¿Que paso? Y respondiendo él le dijo, aparentemente Dios se ha perdido y nos están echando la culpa a nosotros.
    Back to Top


  72. Piensa antes de juzgar
    Piensa antes de juzgar Una pareja de jóvenes tenia varios años de casados y nunca pudieron tener hijos. Para no sentirse solos, compraron un cachorro pastor alemán y lo amaron como si fuera su propio hijo. El cachorro creció hasta convertirse en un grande y hermoso pastor alemán. El perro salvó, en mas de una ocasión, a la pareja de ser atacada por ladrones. Siempre fue muy fiel, quería y defendía a sus dueños contra cualquier peligro. Luego de siete años de tener al perro, la pareja logró tener el hijo tan ansiado. La pareja estaba muy contenta con su nuevo hijo y disminuyeron las atenciones que tenían con el perro. Este se sintió relegado y comenzó a sentir celos del bebe, y no era el perro cariñoso y fiel que tuvieron durante siete años. Un día la pareja dejo al bebe plácidamente durmiendo en la cuna, y fueron a la terraza a preparar una carne asada. Cual fue su sorpresa, cuando se dirigían al cuarto del bebé y ven al perro en el pasillo, con la boca ensangrentada, moviéndoles la cola. El dueño del perro casi sin pensar, saca un arma que llevaba y en el acto mató al perro. Luego corrió al cuarto del bebé y encontró una gran serpiente degollada.
    Back to Top


  73. El ángel
    El ángel Cuenta una antigua leyenda que un niño estaba por nacer, tuvo esta conversación con Dios: - Me dicen que me vas a enviar mañana a la tierra, pero ¿Cómo viviré tan pequeño en indefenso como soy? - Entre muchos ángeles escogí uno para ti. El te está esperando y te cuidará. - Pero dime, aquí en el cielo soy feliz, no más que cantar y sonreír. - Tu ángel te cantará y sonreirá todos los días y tú sentirás su amor y serás feliz. - ¿Y cómo entenderé lo que la gente me hable, si no conozco el idioma de los hombres? - Tu ángel te dirá las palabras más dulces y más tiernas que puedas escuchar y con mucha paciencia y cariño te enseñará a hablar. - ¿Y qué haré cuando quiera hablar contigo? - Tu ángel te juntará las manitos y te enseñará a orar. - He oído que en la tierra hay hombres malos ¿Quién me defenderá? - Tu ángel te defenderá aún a costa de su propia vida. - Pero estaré siempre triste porque no te veré más Señor. - Tu ángel te hablará de mí y te enseñará el camino para que regreses a mí, aunque yo siempre estaré a tu lado. En ese instante, una gran paz reinaba en el cielo, pero ya se oían voces terrestres, el niño presuroso repetía suavemente: - ¡Dios mío, si ya me voy, dime su nombre! ¿Cómo se llama mi ángel? - Su nombre no importa... Tú le dirás MAMÁ...
    Back to Top


  74. Lo que el dinero puede comprar
    Lo que el dinero puede comprar EL DINERO COMPRARÁ: Una cama pero no sueño Libros pero no sabiduría Comida pero no apetito Adornos pero no belleza Atención pero no amor Una casa pero no un hogar Un reloj pero no tiempo Medicina pero no salud Lujo pero no cultura Asombro pero no respeto Póliza de seguros pero no paz Diversión pero no felicidad Un crucifijo pero no un Salvador
    Back to Top


  75. Las huellas en la arena
    Las huellas en la arena Una noche en mis sueños vi que con Jesús caminaba Junto a la orilla del mar bajo una luna plateada. Soñé que veía en los cielos mi vida representada En una serie de escenas que en silencio contemplaba. Dos pares de firmes huellas en la arena iban quedando. Mientras con Jesús andaba como amigos conversando. Miré atento esas huellas reflejadas en el suelo. Pero algo extraño observé y sentí grande desconsuelo. Observé que algunas veces al reparar en las huellas. En vez de ver los dos pares veía solo un par de ellas. Observaba también yo que aquel solo par de huellas. Se advertía mayormente en mis noches sin estrellas en los días de mi vida llena de angustia y tristeza. Cuando el alma necesita más consuelo y fortaleza. Pregunté triste a Jesús ¿Señor tu no has prometido que en mis horas de aflicción Siempre estarías conmigo para mostrarme tu amor? Pero noto con tristeza que en medio de mis querellas. Cuando más siento el dolor solo veo un par de ellas. ¿Dónde están las otras dos que indican tu compañía. Cuando la tormenta azota sin piedad la vida mía? Y Jesús me contestó "Escucha bien hijo mío Comprendo tu confusión; siempre te amé y te amaré. Y en tus horas de aflicción siempre a tu lado estaré. Mas si ves solo dos huellas y no ves las otras dos Es que en tu hora afligida cuando flaquean tus pasos, no hay huellas en tus pisadas porque te llevo en mis brazos".
    Back to Top


  76. ¿Puedo ser Cristiano sin unirme a una iglesia?
    ¿Puedo ser Cristiano sin unirme a una iglesia? Si, es posible. Pero es como ser: ... un estudiante que no asiste a la escuela. ... un soldado que no se une al ejército. ...un ciudadano que no paga impuestos ni vota. ...un vendedor que no tiene clientes. ... un explorador sin un campamento de base. ... un marinero en un barco sin tripulación. ... un comerciante en una isla desierta. ... un escritor sin lectores. ... un padre sin familia. ... un jugador sin equipo. ... una abeja sin colmena. ¿Quieres ser un cristiano así?
    Back to Top


  77. ¿Por qué no confiás?
    ¿Por qué no confiás? Un joven muchacho estaba a punto de graduarse de preparatoria, hacia muchos meses que admiraba un hermoso auto deportivo en una agencia de autos, sabiendo que su padre podría comprárselo le dijo que ese auto era todo lo que quería. Conforme se acercaba el día de Graduación, el joven esperaba por ver alguna señal de que su padre hubiese comprado el auto. Finalmente, en la mañana del día de Graduación, su padre le llamó a que fuera a su privado. Le dijo lo orgulloso que se sentía de tener un hijo tan bueno y lo mucho que lo amaba. El padre tenia en sus manos una hermosa caja de regalo. Curioso y de algún modo decepcionado, el joven abrió la caja y lo que encontró fue una hermosa Biblia de cubiertas de piel y con su nombre escrito con letras de oro. Enojado le grito a su padre diciendo: "con todo el dinero que tienes, y lo único que me das es esta Biblia" y salió de la casa. Pasaron muchos años y el joven se convirtió en un exitoso hombre de negocios. Tenia una hermosa casa y una bonita familia, pero cuando supo que su padre que ya era anciano estaba muy enfermo, pensó en visitarlo. No lo había vuelto a ver desde el día de su Graduación. Antes que pudiera partir para verlo, recibió un telegrama donde decía que su padre había muerto, y le había heredado todas sus posesiones, por lo cual necesitaba urgentemente ir a la casa de su padre para arreglar todos los tramites de inmediato. Cuando llego a la casa de su padre, una tristeza y arrepentimiento llenó su corazón de pronto. Empezó a ver todos los documentos importantes que su padre tenia y encontró la Biblia que en aquella ocasión su padre le había dado. Con lagrimas, la abrió y empezó a hojear sus paginas. Su padre cuidadosamente había subrayado un verso en Mateo 7:11 "Y si vosotros siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, cuanto más nuestro Padre Celestial dará a sus hijos aquello que le pidan" Mientras leía esas palabras, unas llaves de auto cayeron de la Biblia. Tenían una tarjeta de la agencia de autos donde había visto ese auto deportivo que había deseado tanto. En la tarjeta estaba la fecha del día de su graduación y las palabras: TOTALMENTE PAGADO. ¿Cuantas veces hemos rechazado y perdido las Bendiciones de Dios porque no vienen envueltas en paquetes hermosos, como nosotros esperamos y por no abrir su palabra, la Biblia?
    Back to Top


  78. ¿Riquezas o pobreza?
    ¿Riquezas o pobreza? Una vez, un padre de una familia acaudalada llevo a su hijo a un viaje por el campo con el firme propósito de que su hijo viera cuan pobres eran las gentes del campo. Estuvieron por espacio de un día y una noche completos en una granja de una familia campesina muy humilde. Al concluir el viaje y de regreso a casa el padre le pregunta a su hijo: ¿Que te pareció el viaje? ¡Muy bonito Papa! ¿Viste que tan pobre puede ser la gente? Si! ¿Y que aprendiste? Vi que nosotros tenemos un perro en casa, ellos tienen cuatro. Nosotros tenemos una piscina que llega de una barda a la mitad del jardín, ellos tienen un arroyo que no tiene fin. Nosotros tenemos unas lámparas importadas en el patio, ellos tienen las estrellas. Nuestro patio llega hasta la barda de la casa, el de ellos tiene todo un horizonte. Ellos tienen tiempo para platicar y convivir en familia; Tu y mi mama tienen que trabajar todo el tiempo y casi nunca los veo. Al terminar el relato, el padre se quedo mudo. Su hijo agrego: ¡Gracias Papa por enseñarme lo rico que podemos llegar a ser!
    Back to Top


  79. ¿Fuiste visitado?
    ¿Fuiste visitado? Lisa fue a su buzón de correo y solo había una carta. Ella la tomo y la miro antes de abrirla, y noto que nombre y dirección. Ella leyó: Querida Lisa: "voy a estar en tu barrio el sábado en la tarde y quisiera verte. Te quiere siempre, Jesús" Sus manos temblaban mientras colocaba la carta en la mesa. ¿Por que Dios querrá visitarme si no soy nadie especial? También recordó que no tenia nada que ofrecerle, pensando en eso, ella recordó su alacena vacía. "Oh, no tengo nada que ofrecerle. Tengo que ir al supermercado y comprar algo para la cena". Ella tomo su cartera que contenía $5.00 "Bueno, puedo comprar pan y embutidos por lo menos". Se puso el abrigo y corrió a la puerta. Compro un molde de pan francés, media libra de jamón de pavo y un cartón de leche lo que le dejo con tan solo doce centavos hasta el lunes. Se sentía bien a medida que se acercaba a su casa con su humilde compra bajo el brazo. "Señorita, por favor, ¿puede ayudarnos?" Lisa había estado tan sumergida en sus planes para la cena que no había notado dos figuras acurrucadas en la acera. Un hombre y una mujer, ambos vestidos de andrajos . "Mire señorita, no tengo trabajo y mi esposa y yo hemos estado viviendo en las calles, nos estamos congelando y tenemos mucha hambre y si usted nos pudiera ayudar se lo agradeceríamos mucho". Lisa los miro. Ellos estaban sucios y mal olientes y pensó que si ellos en verdad quisieran trabajan ya habrían conseguido algo. "Señor, me gustaría ayudarlos, pero soy pobre también. Todo lo que tengo es un poco de pan y jamón, y tendré un invitado especial a cenar esta noche y pensaba darle esto de comer. "Esta bien, comprendo. Gracias de todas maneras. El hombre puso su brazo sobre los hombros de la mujer y Ella los miraba alejarse y sintió mucho dolor en su corazón". "Señor espere". La pareja se detuvo, mientras ellas corría hasta ellos. "Por que no toman esta comida, puedo servirle otra cosa a mi invitado" dijo ella mientras le entregada la bolsa del supermercado. "Gracias. Muchas gracias señorita "Si, Gracias" le dijo la mujer y Lisa pudo ver que estaba temblando de frió. "Sabe, tengo otro abrigo en casa, tome este",le dijo mientras se lo ponía sobre los hombros. Ella regreso a casa sonriendo y sin su abrigo ni comida que ofrecer a su invitado. Se estaba desanimando a medida que se acercaba a la puerta de su casa, pensando que no tenia nada que ofrecer al Señor. Cuando metió la llave en la cerradura noto otro sobre en su buzón. "Que raro. Usualmente, el cartero no viene dos veces el mismo día". Ella tomo el sobre y lo abrió: Querida Lisa: Fue muy agradable verte de nuevo. Gracias por la comida y gracias también por el hermoso abrigo. Te quiere siempre, Jesús. A veces es difícil encontrar a Dios en las pequeñas cosas que nos rodean, incluso en las personas que a veces nos son desagradables, pero es precisamente ALLÍ donde EL quiere que le encontremos: en cada pequeña y hermosa cosa que esta hecha para nosotros!!!!
    Back to Top


  80. La casa quemada
    La casa quemada Cierto hombre salió una vez de viaje en avión. Era un hombre temeroso de Dios y sabía que Dios lo protegería. Durante el viaje, mientras volaban sobre el mar, uno de los dos motores falló y el piloto tuvo que hacer un amarizaje forzoso en el océano. Casi todos murieron, pero este hombre logró agarrarse a alguna cosa que lo conservó flotando sobre el agua. Estuvo mucho tiempo a la deriva y después de algunos días llegó a una isla deshabitada. Al llegar a la playa, cansado pero vivo, agradeció a Dios por su liberación maravillosa de la muerte. El consiguió alimentarse de peces y hierbas. Consiguió derrumbar algunos árboles y con mucho esfuerzo logró construirse una casa. No era una gran casa, más bien era tosca con palos y hojas. Pero para él era su casa. El se quedó satisfecho y una vez más agradeció a Dios, porque ahora podría dormir tranquilo y sin miedo de los animales salvajes que pudiesen existir en la isla. Un día él estaba pescando, y cuando terminó, había atrapado muchos peces. Con el resultado de la pesca quedó muy satisfecho pues la comida era abundante. Pero al darse la vuelta en dirección a su casa, cuál no fue el tamaño de su decepción al ver que su casa estaba totalmente en llamas, incendiada. El se sentó sobre una piedra llorando y diciendo en sus lamentos: "Dios!! , ¿Cómo es que el Señor puede dejar que esto me ocurra? El Señor sabe que yo necesito mucho de esa casa, para poderme abrigar y proteger, y ahora deja que mi casa se queme toda, el Señor no tiene compasión de mí". En ese mismo instante, una mano se posó sobre su hombro y oyó una voz diciendo: ¿Vamos joven? El se dio vuelta para ver quien estaba hablando con él, y cuál no fue su sorpresa cuando vio al frente suyo un marinero todo uniformado que le decía: "Vamos joven. Hemos venido a rescatarlo". "¿Pero cómo es posible? ¿Cómo supieron Uds. que yo estaba aquí?" "Ah! , amigo! Vimos sus señales de humo pidiendo socorro. El capitán del barco ordenó que el barco se detuviese y mandó que en aquel bote viniéramos a buscarlo." Los dos subieron al bote y así el hombre fue llevado al barco que luego lo llevaría de vuelta con sus seres queridos. ¿Cuántas veces nuestra casa se quema y nos quejamos como aquel hombre lo hizo? El la Biblia, en Romanos 8:28 leemos que todas las cosas contribuyen al bien de aquellos que aman a Dios. A veces es muy difícil aceptar esto, pero ES ASÍ . Es preciso aceptarlo y confiar en Dios.
    Back to Top


  81. Los tres pequeños árboles
    Los tres pequeños árboles Erase una vez en la cumbre de una montaña, tres pequeños árboles juntos pensando sobre lo que querían llegar a ser cuando fueran grandes. El primer arbolito miro hacia las estrellas y dijo: Yo quiero guardar tesoros. Quiero estar repleto de oro y ser llenado de piedras preciosas.> !Yo seré el baúl de tesoros mas hermoso del mundo!". El segundo arbolito miro un pequeño arroyo realizando su camino al océano y dijo: "Yo quiero viajar a través de aguas temibles y llevar reyes poderosos sobre mi. !Yo seré el barco mas imponente del mundo!". El tercer arbolito miro hacia el valle que estaba abajo de la montaña y vio hombres y mujeres trabajando en un pueblo, "Yo no quiero irme de la cima de la montaña nunca. Yo quiero crecer tan alto que cuando la gente del pueblo se pare a mirarme, ellos levantaran su mirada al cielo y pensaran en Dios. !Yo seré el árbol mas alto del mundo!". Los años pasaron. Llovió, brillo el sol, y los pequeños árboles crecieron alto. Un día, tres leñadores subieron a la cumbre de la montaña. El primer leñador miro al primer árbol y dijo, "!Que árbol tan hermoso es este!", y con la arremetida de su hacha brillante el primer árbol cayo. "!Ahora me deberán convertir en un baúl hermoso, deberé contener tesoros maravillosos!", dijo el primer árbol. El segundo leñador miro al segundo árbol y dijo, "Este árbol es muy fuerte, es perfecto para mi". con la arremetida de su hacha brillante, el segundo árbol cayo. "!Ahora deberé navegar aguas temibles!", pensó el segundo árbol, "deberé ser un barco imponente para reyes temidos y poderosos". El tercer árbol sintió su corazón sufrir cuando el ultimo leñador lo miro. El árbol se paro derecho y alto y apuntando ferozmente al cielo. Pero el leñador ni siquiera miro hacia arriba y dijo, "Cualquier árbol es bueno para mi". Y con la arremetida de su hacha brillante, el tercer árbol cayo. El primer árbol se emociono cuando el leñador lo llevo a una carpintería. Pero el carpintero lo convirtió en una caja de alimento para animales de granja. Aquel árbol hermoso no fue cubierto con oro, ni llenado de tesoros, sino que fue cubierto con polvo de cortadora y llenado con alimento para animales de granja hambrientos. El segundo árbol sonrió cuando el leñador lo llevo cerca de un embarcadero, pero ningún barco imponente fue construido ese día. En lugar de eso aquel árbol fuerte fue cortado y convertido a un simple bote de pesca, era demasiado chico y débil para navegar en el océano, ni siquiera en un rió, y fue llevado a un pequeño lago. El tercer árbol estaba confundido cuando el leñador lo corto para hacer tablas fuertes y lo abandono en un almacén de madera. "Que estará pasando", fue lo que se pregunto el árbol, "Yo todo lo que quería era quedarme en la cumbre de la montaña y apuntar a Dios..." Muchísimos días y noches pasaron. A los tres árboles ya casi se les habían olvidado sus sueños... Pero una noche, una luz de estrella dorada alumbro al primer árbol cuando una joven puso a su hijo recién nacido en la caja de alimento, "Yo quisiera haberle podido hacer una cuna al bebe", le dijo su esposo a la mujer, la madre le apretó la mano a su esposo y sonrió, mientras la luz de la estrella alumbraba a la madera suave y fuerte de la cuna. Y la mujer dijo: "Este pesebre es hermoso". Y de repente, el primer árbol supo que contenía el tesoro mas grande del mundo... Una tarde, un viajero cansado y sus amigos se subieron al viejo bote de pesca. El viajero se quedo dormido mientras el segundo árbol navegaba tranquilamente hacia adentro del lago. De repente, una impresionante y aterradora tormenta llego al lago, el pequeño árbol se lleno de temor, el sabia que no tenia la fuerza para llevar a todos esos pasajeros a la orilla a salvo con ese viento y lluvia. El hombre cansado se levanto, el se paro, y alzando su mano dijo " calma! ". La tormenta se detuvo tan rápido como comenzó. Y de repente, el segundo árbol supo que el llevaba navegando al Rey del Cielo y de la Tierra... Un viernes en la mañana, el tercer árbol se extraño cuando sus tablas fueron tomadas de aquel almacén de madera olvidado. Se asusto al ser llevado a través de una impresionante multitud de personas enojadas. Se lleno de temor cuando unos soldados clavaron las manos de un hombre en su madera. Se sintió feo, áspero y cruel. Pero el domingo por la mañana, cuando el sol brillo y la tierra tembló con jubilo debajo de su madera, el tercer árbol supo que EL AMOR DE DIOS LO HABÍA CAMBIADO TODO. Esto hizo que el árbol se sintiera fuerte, y cada vez que la gente pensara en el tercer árbol, ellos pensaran en Dios. Eso era mucho mejor que ser el árbol mas alto del mundo. La próxima vez que te sientas deprimido porque no conseguiste lo que tu quieras, solo siéntate firme, y se feliz porque Dios... ...esta pensando en algo mejor para darte...
    Back to Top


  82. Solo pequeñeces
    Solo pequeñeces Una señora de edad había esperado toda la vida la oportunidad de viajar en un tren. Quería contemplar , devorar cada paisaje con los ojos y disfrutar todo cuanto pudiera en los kilómetros que iría a recorrer. Entro muy decida en el vagón de pasajeros y cuando el tren partió, comenzó a acomodar los paquetes y cestas que traía, trato de arreglar confortablemente su asiento y acomodar las cortinas, de colocarse en situación cómoda pero ... de repente, cuando ya estaba lista para comenzar la contemplación del paisaje, el conductor voceo el nombre de la estación a la cual iban, ¡habían llegado!."Que pena", dijo ella, "si hubiese sabido que llegaríamos tan pronto no habría perdido tiempo en pequeñeces".
    Back to Top


  83. ¿No te parece extraño?
    ¿No te parece extraño? ¿No te parece extraño como un billete de $100 "parece" tan grande cuando lo llevas a la iglesia, pero tan pequeño cuando lo llevas a las tiendas? ¿No te parece extraño cuan larga parece una hora cuando servimos a Dios, pero muy corta cuando un equipo juega baloncesto por 60 minutos? ¿No te parece extraño que largas parecen dos horas cuando estás en la iglesia, pero que cortas son cuando estás viendo una película? ¿No te parece extraño que no puedes pensar en algo que decir cuando oras, pero no tienes ninguna dificultad en pensar cosas de que hablar (o chismear) con un amigo? ¿No te parece extraño cuanto nos emocionamos cuando un juego de futbol se extiende a tiempo extra, pero nos quejamos cuando un sermón es más largo que lo usual? ¿No te parece extraño lo difícil que es leer un capítulo de la Biblia, pero que fácil es leer 100 páginas de una novela popular? ¿No te parece extraño como las personas desean los asientos del frente en cualquier juego o concierto, pero hasta se esfuerzan para buscar asientos de atrás en los servicios de la iglesia? ¿No te parece extraño que necesitemos 2 ó 3 semanas de aviso para incluir un evento de la iglesia en nuestra agenda, pero podemos ajustar nuestra agenda para otros eventos en el último momento? ¿No te parece extraño lo difícil que es aprender una verdad simple del evangelio para compartirla con otros, pero que fácil es para las mismas personas entender y repetir un chisme? ¿No te parece extraño como creemos lo que dicen los periódicos, pero cuestionamos lo que dice la Biblia? ¿No te parece extraño que todos quieran ir al cielo, siempre y cuando no tengan que creer, o pensar, o decir, o hacer alguna cosa? ¿No te parece extraño como podemos enviar miles de chistes por correo electrónico y se esparcen como reguero de pólvora, pero cuando empezamos a enviar mensajes acerca de Dios, la gente lo piensa dos veces antes de compartirlos con otros?
    Back to Top


  84. El ateo que cayó por un precipicio
    El ateo que cayó por un precipicio Un día un ateo caminaba por un camino, resbaló y cayó por un precipicio. Al caer se aferró a una rama y pensó: solo Dios puede salvarme ahora. Pero yo nunca creí en él ¿Que puedo hacer? y exclamó: ¡Por favor Dios, nunca creí en ti, pero si me salvas, creeré en ti para siempre! Dios dijo: Esta bien, creeré en lo que dices y te salvaré...Suelta la rama, y un ejército de ángeles te sostendrán para que no caigas y te llevarán otra vez al camino. ¿Soltar la rama?, exclamó el hombre. Luego con desesperación preguntó: ¿Hay alguien más ahí arriba?
    Back to Top


  85. ¿Que tal confiamos?
    ¿Que tal confiamos? Cuentan que un alpinista, desesperado por conquistar el Aconcagua inició su travesía después de años de preparación, pero quería la gloria para él solo, por lo tanto subió sin compañeros. Empezó a subir y se le fue haciendo tarde, y más tarde, y no se preparó para acampar, sino que decidió seguir subiendo. Decidido a llegar a la cima, de pronto oscureció. La noche cayó con gran pesadez en la altura de la montaña, ya no se podía ver absolutamente nada. Todo era negro, cero visibilidad, no había luna y las estrellas estaban cubiertas por las nubes. Subiendo por un acantilado, a sólo 100 metros de la cima, se resbaló y se desplomó por los aires... caía a una velocidad vertiginosa, sólo podía ver veloces manchas más oscuras que pasaban en la misma oscuridad y la terrible sensación de ser succionado por la gravedad. Seguía cayendo... y en esos angustiantes momentos, le pasaron por su mente todos sus gratos y no tan gratos momentos de la vida, pensaba que iba a morir... Sin embargo, de repente sintió un tirón muy fuerte que casi lo parte en dos... SI, como todo alpinista experimentado, había clavado estacas de seguridad con candados a una larguísima soga que lo amarraba de la cintura. En esos momentos de quietud, suspendido por los aires, no le quedó más que gritar: "Ayúdame Dios mío..." De repente una voz grave y profunda de los cielos le contestó: "¿QUE QUIERES QUE HAGA?" "Sálvame Dios mío". "¿REALMENTE CREES QUE TE PUEDA SALVAR?" "Por supuesto Señor" "ENTONCES CORTA LA CUERDA QUE TE SOSTIENE..." Hubo un momento de silencio y quietud. El hombre se aferró más a la cuerda y reflexionó... Cuenta el equipo de rescate que al otro día encontraron colgado a un alpinista congelado, muerto, agarrado con fuerza, con las manos a una cuerda... A DOS METROS DEL SUELO... ¿Y tú? ¿Que tan confiado estás de tu cuerda? ¿Por qué no la sueltas?
    Back to Top


  86. ¿A donde va tu dinero?
    ¿A donde va tu dinero?
    Back to Top


  87. Dios todavía nos habla
    Dios todavía nos habla ¿Dios nos habla todavía? Un joven había estado en el estudio bíblico del miércoles a la noche. El pastor había hablado de escuchar y obedecer la voz del Señor. El joven no pudo evitar pensar, ¿Dios habla con la gente hoy? Después del servicio, salió con unos amigos a tomar un café y comentaron el mensaje. Varios contaron cómo Dios los había guiado en diversas oportunidades. Ya eran las 10 de la noche cuando el joven emprendió el regreso hacia su casa. Sentado en el auto comenzó a orar: "Dios, si todavía hablas con la gente... por favor háblame a mí. Yo te voy a escuchar. Voy a hacer todo lo que pueda por obedecerte." Mientras manejaba por la calle principal de su ciudad, tuvo un pensamiento extraño: parar y comprar un litro de leche. Sacudió la cabeza y dijo en voz alta "¿Dios, eres tu?" Como no obtuvo respuesta, siguió camino hacia su casa. Pero, nuevamente el pensamiento: "compra un litro de leche". El joven recordó como el pequeño Samuel no reconocía la voz del Señor y acudía a pedirle ayuda a Elí. "Esta bien, Dios, en caso de que seas vos, voy a comprar la leche." No parecía una prueba muy difícil de obediencia. La leche siempre es útil. Se detuvo, compró el litro de leche y siguió camino hacia su casa. Cuando estaba por pasar la calle 7, sintió de nuevo el impulso, "Dobla en esta esquina." "Esto es una locura", pensó y pasó de largo la intersección. De nuevo, tuvo la sensación de que debía haber doblado en la calle 7. Así que en la siguiente intersección dobló y volvió hacia la calle 7. Medio en broma dijo en voz alta, " OK Dios, así lo haré ". Anduvo por varias cuadras, cuando de repente sintió que tenía que parar. Estacionó y miró a su alrededor. Estaba en una zona semi-comercial de la ciudad. No era de las mejores, pero tampoco era lo peor. Los negocios estaban cerrados y la mayoría de las casas estaban oscuras, como si sus habitantes ya se hubieran ido a dormir. Otra vez sintió algo, "Anda y dale la leche a la gente de la casa de enfrente. El joven miró la casa. Estaba oscura y daba la impresión de que la gente se había ido o estaba durmiendo. Empezó a abrir la puerta y se volvió a sentar en el auto. "Dios, esto es una locura. Esa gente debe de estar durmiendo y si los despierto se van a enojar y yo voy a quedar como un estúpido " Nuevamente sintió que debía ir y darles la leche. Finalmente, abrió la puerta del auto y dijo "Está bien, Dios, si eres tu, voy a ir y les voy a dar la leche. Si quieres que quede como un loco, está bien. Quiero ser obediente. Supongo que eso servirá de algo pero si no me contestan rápido, me voy." Cruzó la calle y tocó el timbre. Se escuchaban ruidos que venían desde adentro. Un hombre gritó: "¿Quién es? ¿Qué quiere?" Y la puerta se abrió antes de que el joven pudiera salir disparando. El hombre que abrió tenía jeans y una remera. Parecía que recién se había levantado de la cama. Tenía una mirada extraña y no parecía muy contento de ver a un extraño parado en la puerta de su casa. "¿Qué quiere?" le preguntó El joven sacó la botella de leche y dijo, "Aquí tiene, esto es para usted." El hombre tomó la leche y corrió por el pasillo hacia adentro hablando en español. Luego vio pasar a una mujer llevando la leche a la cocina. El hombre la seguía cargando un bebé en bazos. El bebé lloraba. El hombre tenía los ojos llenos de lágrimas y le dijo casi llorando: "Estábamos orando. Tuvimos que pagar muchas cuentas este mes y nos quedamos sin dinero. No teníamos leche para nuestro bebé . Le estábamos pidiendo a Dios que nos muestre como conseguir leche". La esposa desde la cocina gritó: "Le pedimos que mandara a un ángel con un poco de leche. ¿Es usted un ángel? El joven buscó su billetera, sacó toda la plata que tenía y la puso en la mano del hombre. Dio media vuelta y volvió a su auto. Las lágrimas corrían por su rostro. Se dio cuenta de que Dios todavía contesta nuestras oraciones. Esto es simplemente una prueba...
    Back to Top


Site Mailing List  Sign Guest Book  View Guest Book 
Somos una Familia

Centro Cristiano Jesus la Roca
9353 St Michel

Montreal, Quebec, Canada.

Tel: 450-963-6452

Tel: 514-699-6452

Email: jesuslaroca@gmail.com

Site Powered By
Church Webs